Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy pide "cordura" a Artur Mas y que se abandonen aliados extremistas

Lamenta la "ceremonia de la confusión" abierta en Cataluña y dice que no se puede someter a esta comunidad a más elecciones
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha pedido este lunes "cordura" al presidente de la Generalitat, Artur Mas, en relación con la situación abierta en Cataluña y que se abandonen aliados extremistas, según han informado a Europa Press fuentes 'populares' asistentes a la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP.
Así se ha pronunciado ante la plana mayor de su partido reunida en la sede central del PP en Madrid al mismo tiempo que en Barcelona el portavoz del Gobierno catalán, Francesc Homs, anunciaba un preacuerdo con la CUP basado en una "unidad técnica" para impulsar la consulta alternativa del 9 de noviembre.
Mariano Rajoy ha lamentado el "cúmulo de despropósitos " y la "ceremonia de la confusión" que se ha creado en Cataluña y ha asegurado que lo que quieren los ciudadanos es que no se pierda el tiempo y no se creen "más problemas", sino que el Gobierno de Artur Mas se centre en gobernar.
El jefe del Ejecutivo ha resaltado que no se puede someter a un territorio a un "martilleo" de elecciones (acudieron a las urnas en 2010, 2011 y 2012) sino que los catalanes necesitan estabilidad, seguridad y certidumbre, han señalado fuentes del PP. Dicho esto, ha asegurado que la postura de su Gobierno va a seguir siendo la misma, ley y diálogo.
DISMINUCIÓN DE LAS INVERSIONES EN CATALUÑA
Así lo ha confirmado después la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, al asegurar que el presidente del Gobierno ha solicitado "terminar de una vez por todas con la ceremonia de la confusión" abierta en Cataluña porque la situación actual no beneficia a la sociedad catalana ni a su recuperación económica. De hecho, ha subrayado que han disminuido a la mitad las inversiones en Cataluña por parte de empresas extranjeras.
"La petición es a la cordura, que el Gobierno de la Generalitat se ocupe de lo que necesitan hoy los catalanes, que lo que necesitan es un Gobierno que se ocupe de sus problemas y de gobernar", ha declarado la 'número dos' del Partido Popular.
Ante ese posible acuerdo entre Govern y la CUP para impulsar el 9-N, Cospedal ha lamentado que Artur Mas esté llegando a acuerdo con organizaciones que no son "en principio representativas" de la voluntad mayoritaria del pueblo catalán. "A día de hoy no sabemos si va a haber elecciones y si esta última actuación es una amenaza o un aviso a ERC o qué es en lo que está el señor Mas", ha enfatizado.
En esta tesitura, ha proseguido Cospedal, la postura del Gobierno y del PP va a seguir siendo "ley y diálogo". "Tanto si convoca nuevas elecciones como si no, tengan carácter plebiscitario o no lo tengan, lo que tiene que quedar bien claro es que el Gobierno no va a permitir que la ley no se cumpla. El Gobierno de España va a estar en el cumplimiento de la ley", ha abundado.
Durante esta reunión a puerta cerrada ha tomado la palabra la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, que ha realizado un análisis de la situación que se vive en Cataluña y qué está haciendo el PP defendiendo la "legalidad". Además, ha recordado la concentración que realizaron el pasado 12 de octubre en Barcelona.