Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy no tiene "ninguna intención" de cambiar la política penitenciaria

El presidente del Gobierno ha mantenido una conversación informal con la prensa al cierre de su viaje por EEUU en la que ha asegurado que no tiene "ninguna intención" de cambiar la política penitenciaria en relación con los presos de ETA, como le demanda el PNV. Sobre el cabeza de lista de las elecciones europeas, el presidente ha asegurado que no tiene "ninguna prisa" para elegirlo. Rajoy termina su viaje por EEUU con muy buenas sensaciones.

En una conversación informal con la prensa española al término de su visita oficial a Estados Unidos el presidente ha negado tajantemente estar pensando en poner fin a la actual política de dispersión de los presos etarras o excarcelar a reclusos enfermos.
Rajoy también ha reconocido que por el momento no hay programada en su agenda una entrevista con el lehendakari, Iñigo Urkullu.
Las declaraciones del jefe del Ejecutivo están en línea con la primera reacción del Gobierno tras la manifestación del sábado, suministrada por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díez. Desde Jerusalén, Díez aseguró que "la política penitenciaria no va a cambiar por una o dos manifestaciones" y remarcó que esa política "se enmarca en la ley".
No tiene "ninguna prisa" en elegir candidato a las europeas
Por otro lado, el presidente del Gobierno ha afirmado no tener "ninguna prisa" por elegir al cabeza de lista del PP a las próximas elecciones al Parlamento Europeo, que se celebrarán en mayo de este año.
Buen balance de la visita a EEUU
El presidente del Gobierno vuelve a España con muy buenas sensaciones de su visita a EEUU. Tras recibir el apoyo de Barack Obama y Christine Lagarde, Rajoy mantuvo ayer una reunión con empresarios en la que pidió en un tono distendido que "hablen bien de España" e inviertan en ella.