Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy mantiene su candidatura a la investidura: "No renuncio a nada, pero de momento no tengo los apoyos"

Dice que no tiene "sentido" que él vaya ahora a ese debate "mientras otros están negociando ya el reparto del Gobierno"
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha asegurado este viernes, tras declinar el ofrecimiento del Rey de presentarse a la investidura, que mantiene su candidatura a la Presidencia, pero ha subrayado que "todavía" no tiene los votos que se necesitan para ser investido. "No renuncio a nada, pero de momento no tengo los apoyos", ha exclamado, para añadir después que no tiene "sentido" que él vaya ahora a ese debate en el Congreso "mientras otros están negociando ya el reparto del Gobierno".
En una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa --en la que le han acompañado la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal--, Rajoy ha expuesto que le había transmitido al Rey que seguiría trabajando por una mayoría porque considera que la opción que presenta el PP es la de "la moderación" y responde al "sentir mayoritario de los españoles".
El jefe del Ejecutivo ha agradecido al Rey el "gesto" de proponerle pero le ha dicho que "en este momento" no está en condiciones de presentarse a la investidura. "No renuncio a nada. No le he dicho 'no' a mi investidura. Le he transmitido que todavía y de momento no tengo los apoyos", ha aseverado.
HAY QUE DAR "TIEMPO Y MARGEN" AL DIÁLOGO
Mariano Rajoy ha señalado que su intención es seguir trabajando para "lograr una mayoría suficiente" porque considera que la opción que plantea es "la mejor para España". A su entender, hay que dar "tiempo y margen" al diálogo por el interés general de España y de los españoles.
"Mantengo mi candidatura a la Presidencia del Gobierno pero todavía no tengo los apoyos para someterme a la investidura. Y no los tengo, sobre todo, porque hemos conocido que esta mañana se ha presentado una propuesta de acuerdo que contaría con muchos más votos a favor que la mía", ha recalcado.
Según Rajoy, no tendría "ningún sentido" que él siga ahora preparando su debate de investidura "mientras otros están negociando ya el reparto del Gobierno". De hecho, al término de su comparecencia, en una breve charla informal con los periodistas, ha reconocido que las "circunstancias han cambiado", en alusión a la oferta de Iglesias.
NO DEJAR QUE EMPIECEN A CORRER LOS PLAZOS
Rajoy ha asegurado que el debate de investidura tiene por objeto conseguir la mayoría de la Cámara y poder conformar un Gobierno estable. "Yo no estoy en condiciones de obtener en el día de hoy una mayoría en la Cámara, no lo estoy en el día de hoy", ha resaltado.
Eso sí, ha explicado que la investidura no es un "trámite" para que empiecen a correr los plazos (dos meses según la Constitución) y él no se va a prestar a eso. "No lo voy a hacer por respeto a los más de siete millones de votos que ha tenido el PP en las elecciones", ha proclamado.
Al ser preguntado si ha tomado la decisión esta misma mañana tras escuchar la oferta de Pablo Iglesias a Pedro Sánchez, Rajoy ha admitido que es "evidente" que lo que han conocido esta mañana "afecta" a su decisión, pero ha insistido en que él mantiene su candidatura.
EL PACTO DE PSOE Y PODEMOS NO "CONVIENE" A ESPAÑA
En cuanto a si confía en que Pedro Sánchez pueda dar marcha atrás en su voluntad de un Gobierno de cambio y progresista, Rajoy ha admitido que el secretario general del PSOE "quiere una cosa distinta" de la que pretende el PP porque busca un "pacto con Podemos, con IU y con los partidos catalanes, fundamentalmente con ERC y Convergencia". "Creo que eso no es lo que le conviene a España", ha enfatizado.
En este punto, ha defendido un acuerdo entre PP, PSOE y Ciudadanos que, según ha dicho, podría hacer las reformas que necesita España y lanzar un "buen mensaje" a los inversores dentro y fuera del país. En su opinión, el Gobierno que propone Sánchez "no es moderado ni centrado" y es "muy difícil gobernar" cuando en el Senado el PP tiene la mayoría absoluta. "Hay que intentar hacer gobiernos que no sean solo la suma de números sino que tengan una cierta coherencia", ha apostillado.
Preguntado qué piensa hacer para conseguir los votos que le faltan y si está dispuesto a convocar de nuevo a Sánchez y Albert Rivera, el presidente del Gobierno ha recordado que el líder del PSOE no ha "querido" hablar con él e incluso negó el acuerdo que habían cerrado en la Mesa de la Cámara. Y le ha recriminado que le "guste" dialogar con los Podemos y otros partidos pero no con el PP, que ha ganado los comicios.
"VOY A SEGUIR INTENTANDO HABLAR CON SÁNCHEZ"
Sin embargo, ha dicho que va a "seguir intentado hablar" con Sánchez y con otros dirigentes políticos aunque el líder del PSOE está ahora intentado negociar con la formación de Pablo Iglesias. "Tiene perfecto derecho a hacerlo y yo tengo perfecto derecho a plantear una alternativa diferente a ésa", ha apostillado.
A preguntas de los periodistas acerca de qué movimientos piensa hacer, después de que haya voces en su partido que le echan en cara su pasividad, Rajoy ha afirmado que sus propuestas "están claras" y ha calificado de "verdaderamente sorprendente" que se le sigan demandando. Así, ha dicho que él plantea un acuerdo entre tres partidos, que puede ser "parlamentaria, con apoyos desde fuera..." pero que lo importante es dar "mensaje de estabilidad y certidumbre".
Una vez más, Rajoy ha destacado que esas formaciones "coinciden en lo fundamental" y los "grandes temas que preocupan a los españoles" aunque puedan "discrepar" en las medidas. "Hay muchas coincidencias y hay capacidad para entenderse si hay voluntad de hacerlo", ha manifestado.
En cuanto a si estaría dispuesto a ceder la Presidencia a otro candidato del PP, Rajoy ha asegurado que es "muy importante" respetar la voluntad de la gente, que, según ha dicho, ha votado a un candidato con más de 1,7 millones de votos sobre el segundo. "La democracia hay que respetarla y los votos hay que respetarlos y el PP ha ganado con claridad. El PP tenía un candidato", ha afirmado, para pedir pedagogía y no poner en "tela de juicio" al candidato que ha propuesto un partido.
LAS SONRISAS DEL DESTINO
Sobre si estaría dispuesto a hablar con cargos del PSOE que se oponen al pacto PSOE-Podemos después de que algunos cargos socialistas hayan calificado de "humillación" la oferta de Iglesias a Pedro Sánchez porque no respeta a los militantes socialistas, ha indicado que sus interlocutores tiene que ser "los que decidan" los partidos en cada momento.
"Yo no voy a entrar en la propuesta del señor Iglesias ni en las sonrisas del destino", ha afirmado, después de que Iglesias haya dicho que Pedro Sánchez se puede convertir en presidente gracias a la sonrisa del destino que le tendrá que agradecer.