Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy, persona muy grata, pero no lo es para los miembros de la oposición

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, se ha desquitado, casi como diría Cervantes, en un lugar de Castilla-La Mancha. "En un lugar me declararon persona non grata y éste es el primer pueblo de España que me declara persona muy grata", ha dicho. Y muy cercana a la gente, dicen en el PP, y no de política de despachos. Donde piensan acordar lo que no les dieron las urnas. Repite así su oferta de pacto a tres. "Dejando de lado prejuicios, historias, dimes y diretes y pasados recientes y anteriores". Frente a la alternativa, afirma, terrible para España. "Personas que pactan y desconfían unos de otros. Por el medio aparece Tsipras, que no se sabe si es el que va a formar el nuevo Gobierno de España". Pacto que también pretende Ciudadanos, como afirma su vicesecretario general, José Manuel Villegas. "Para conseguir que el populismo y el separatismo no acceda al poder en España, necesitamos ese pacto por el que estamos trabajando el Partido Popular, Ciudadanos y Partido Socialista". Así que pese a lo dicho, que "el pacto PSOE-Ciudadanos es sólido", parece del todo incompatible. Ciudadanos presiona a un lado, al que el PSOE no se sumaría; los socialistas, aunque Ciudadanos se desmarcaría, presionan al otro, directamente a Pablo Iglesias. "Si hay voluntad, todavía tenemos tiempo", interpela César Luena, secretario de Organización socialista. El 2 de mayo, la convocatoria automática de elecciones, está cada vez más cerca.