Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy quiere verse con Puigdemont porque tienen "cosas pendientes" pero no aventura una fecha

Rechaza volver a un 'Estatut' que fue rechazado por el TC y no cree que fuese un error recoger firmas contra él
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, cree que será "bueno" tener "una conversación" con el jefe del Ejecutivo catalán, Carles Puigdemont, porque tienen "muchas cosas pendientes" sobre todo en el ámbito económico. Es más, está convencido de que ambos se verán, pero no ha querido aventurar una fecha.
"No vamos a liarla", ha respondido, tirando de ironía, en una entrevista en Onda Cero, recogida por Europa Press, en la que ha dado por hecho que cuando hablen será "en términos razonables, que es como tienen conversaciones las personas civilizadas".
Rajoy ha recordado que ya ha habido reuniones de los miembros de ambos gobiernos --el vicepresidente económico de la Generalitat, Oriol Junqueras, se ha visto con los ministros de Economía y de Hacienda en funciones-- y ha hecho alusión a los "temas pendientes en materia económica", aunque en lo político tengan "discrepancias que todo el mundo conoce".
En este punto, ha recalcado que su defensa de la España unida y de la igualdad de los españoles "no es negociable", entre otras cosas porque eso compete a los españoles, no al presidente de la Generalitat, ni al del Gobierno, "ni siquiera al Parlamento". En cualquier caso, ha resumido, "que la gente hable es bueno".
El presidente en funciones ha negado que fuese "frío" su encuentro con Puigdemont la semana pasada, durante la ceremonia de recuerdo a las víctimas del avión de Germanwings siniestrado en los Alpes hace un año.
A su modo de ver, fue "muy razonable" y "muy normal" su encuentro tanto con el 'president' como con la presidenta del Parlament, Carme Forcadell; como con Junqueras y con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. En todo caso, ha recalcado que estos encuentros se produjeron en un contexto "durísimo", por lo terrible del accidente.
En todo caso, ha rechazado haber sido más cordial con el locutor de radio que le gastó una broma hace unos meses y se hizo pasar por Puigdemont, que con el verdadero 'president'. "Para mí los dos eran el auténtico", ha replicado.
Rajoy ha admitido que bromas como aquélla no le parecen "un sistema muy académico de manejarse" pero ha desvelado que el programa le pidió permiso para difundir la conversación y él, tras pensárselo, aceptó porque pensó que no pasaba nada y que sólo dejaba claro que él estaba dispuesto a una reunión.
DISCREPA DE ZAPATERO SOBRE EL ESTATUT
Por otro lado, ha dejado claro que no comparte con el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero su tesis de que la solución a la tensión territorial en Cataluña es volver al 'Estatut' aprobado en 2006, antes de que lo recortase el Tribunal Constitucional.
"Volver a un Estatuto que todo el mundo sabe que es contrario a la Constitución y que así lo dijo el Tribunal Constitucional no me parece algo demasiado razonable", ha zanjado.
Del mismo modo, tampoco se arrepiente de haber recogido firmas contra el 'Estatut' durante su tramitación, porque teniendo en cuenta que era un texto que contradecía la Constitución la obligación del PP era oponerse a él.
Rajoy ha asegurado que jamás le ha dicho en privado a Zapatero nada que apunte a que se arrepiente de su estrategia de oposición al 'Estatut' y, en cualquier caso, ha pedido no dedicarse a "estar revisando la historia".
¿UNA NOVELA PARA PUIGDEMONT?
El presidente en funciones ha relatado que en las vacaciones de Semana Santa ha leído las novelas 'Cinco esquinas', de Mario Vargas Llosa, y 'El secreto de la modelo extraviada', --aunque no recordaba exactamente el título, "algo de una modelo", ha dicho-- de Eduardo Mendoza. Ésta última está ambientada, en Barcelona, así que ha dicho que tal vez recoja la sugerencia del entrevistador de regalársela a Puigdemont cuando se vean.
Y ha aprovechado para opinar sobre la importancia de leer, que "da peso, da fundamento y le hace a uno libre, que es lo más importante". Es más, ha admitido que la lectura es "la pelotera" que tiene constantemente con sus hijos, la importancia de la lectura "sobre todo en un mundo de máquinas".