Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una amiga de Raquel afirma que no vio dentro de su coche el bolso que contenía el arma usada para matar a Carrasco

Leticia, amiga de Raquel Gago que subió su coche y ocupó el asiento del copiloto, justo donde se encontraba el arma homicida que acabó con la vida de Isabel Carrasco, ha relatado este jueves en la Audiencia Provincial de León que no vio el bolso que contenía el revólver. "Yo vi bolsas de plástico, pero no ese bolso, aunque podría estar allí", ha explicado.
La declarante subió al vehículo de Raquel Gago en torno a las 22.00 horas del 12 de mayo, día del asesinato de Isabel Carrasco, pero apenas estuvo un minuto en su interior ya que el trayecto era muy corto, únicamente para meter el coche dentro del garaje. El arma no fue encontrada por la propia Raquel hasta el día siguiente, 13 de mayo, en torno a las 19.30 horas.
Leticia ha precisado que el día que subió en el coche de su amiga "había claridad" y que vio garrafas que se encontraban en la parte trasera, pero no el bolso que contenía el arma homicida.
A preguntas del fiscal, Leticia ha insistido que si el bolso hubiera estado donde los pies "lo hubiera pisado". Así lo ha relatado esta testigo en la Audiencia Provincial de León dentro del juicio por el asesinato de Isabel Carrasco que sienta en el banquillo a Montserrat González, a su hija Triana Martínez, y a la policía local Raquel Gago.
No obstante, esta testigo ha afirmado que en ese momento estaba "muy impactada" y que no miró debajo del asiento del copiloto y que "es posible" que el bolso estuviera allí, aunque ha apostillado que ella no notó nada.
La amiga de Raquel también ha manifestado que, posteriormente, cuando le contaron que el arma homicida se había encontrado en ese lugar se "sorprendió muchísimo" porque ella "había estado sentada donde había estado el arma en el coche", ha dicho.
ALQUILER DE GARAJE
Esta testigo también ha manifestado que Triana Martínez, a la que conocía por Raquel, le había solicitado que alquilaran de forma conjunta una plaza de garaje en el paseo Condesa, donde estaba el domicilio de Isabel Carrasco y muy cerca de donde fue asesinada, pero que no dijera nada al propietario de que ella también iba a usarla.
"Triana me dijo que era algo que no se podía decir, pero que era algo bueno, que no me preocupara, que era pasar de algo malo a algo bueno para ella", ha indicado Leticia, que ha añadido que Triana no le dio "más explicaciones", aunque sí "insistía mucho".
Leticia ha explicado que no accedió porque pensó que como era algo que no se podía decir podría ser "algo incorrecto". Además, ha manifestado que después de conocer la implicación de Triana en el crimen de Carrasco, pensó que "podría tener alguna relación".