Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rato asegura que la creación de Bankia no supuso la "extensión" de las tarjetas B

El expresidente de Bankia Rodrigo Rato ha asegurado este jueves ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu que la fusión de Cajam Madrid en el Banco Financiero y de Ahorro (BFA) no supuso "la extensión" de la uso de 'tarjetas B' opacas al fisco, según han precisado fuentes presentes en la declaración.
Según Rato, ninguna nueva persona, consejero o ejecutivo del banco recibió, en el año 2012 estas tarjetas ya que cada caja se incorporó a Bankia con su propio modelo retributivo, según el contrato de integración.
El expresidente ha precisado que después de 2011, este instrumento de pago dejó de utilizarse entre los miembros del consejo "con el objetivo de homogeneizar la situación de BFA".
Tres ejecutivos, todos procedentes de Caja Madrid, mantuvieron tarjeta en 2012, a la espera de definir un futuro modelo retributivo homogéneo para toda la entidad puesto que las peculiaridades retributivas de las cajas de origen se mantenían todavía, en esos momentos, ha precisado.
Rato también ha concretado durante el interrogatorio, que las tarjetas "no existían en las otras cajas" que configuraron Bankia.
SEIS MILLONES DE LAZARD
El expresidente de Bankia también ha reconocido, en respuesta a preguntas formuladas por el fiscal anticorrupción Alejandro Luzón, que recibió, en el año 2011, una tranferencia de seis millones de euros procedente del banco de inversión Lazard, donde trabajaba antes de su desembarco en Caja Madrid.
Rato ha justificado el cobro de esta cantidad y ha asegurado que se trató de una "remuneración" en forma de opciones sobre acciones que mantenía desde el año 2008 y se hicieron efectivas en 2011.