Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Rey no media, "arrima el hombro"

"No, no, no es una mediación" ni "una ronda de contactos". La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha afirmado rotundamente que el Rey Juan Carlos no está realizando una mediación para hacer posible un consenso en materia económica. Según la vicepresidenta, los contactos del Rey con los sindicatos UGT y CCOO, a los que ha recibido en Zarzuela, son reuniones habituales del Jefe del Estado con las fuerzas políticas y sociales para estar informado de los temas que afectan al Estado y entran dentro de "la normalidad institucional".
"Valoramos la voluntad del Jefe del Estado de arrimar el hombro en el ejercicio de su actividad institucional que establece la Constitución", ha indicado De la Vega en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este viernes. Para la vicepresidenta, las voces que señalan el Rey está tratando de conseguir consensos son "opiniones interesadas que no se corresponden con la realidad. La responsabilidad del trabajo es del Gobierno y lo está haciendo y llevando a cabo".
En cuanto a las declaraciones del Rey, que considera que es hora de "ampliar acuerdos" para superar la crisis y recuperar un crecimiento, la vicepresidenta asegura que "está muy bien porque están en la línea de lo que está propiciando el Gobierno". 
En este sentido, la vicepresidenta ha insistido en que "nos gustaría que la voluntad de consenso la tuviera el principal partido de la oposición".
Antes de encontrarse con el Jefe del Estado, los líderes sindicales han anunciado manifestaciones en Madrid y Barcelona y otras grandes ciudades contra el pensionazo el 23 de febrero. Sobre estas medidas, la vicepresidenta ha asegurado que "el Gobierno respeta todas las posiciones y los ciudadanos tienen derecho a elegir el modo y forma de expresar esas posiciones" .
Preguntada sobre el editorial de The Economist, la vicepresidenta ha sido clara y considera que se trata de una falta de información. "Discrepo de ellos. Respeto las posiciones que mantienen, pero creo que no están acertados en esa opinión. Tenemos una situación con dificultades, estamos haciendo las cosas que corresponde hacer y estamos adoptando las medidas adecuadas como se pone de manifiesto desde que hay más información". 
La postura de la oposición