Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Rey anima a los militares a trabajar "unidos por la seguridad y el bienestar del conjunto de los españoles"

Elogia el "esfuerzo" realizado el último año por las Fuerzas Armadas para mantener las "capacidades" a pesar de la crisis
El Rey don Juan Carlos ha animado este lunes a los militares españoles a "perseverar" en su "ejemplaridad" y su "vocación de servicio" y a "seguir transmitiendo confianza y seguridad" en el desempeño de su labor, pero también para "continuar trabajando unidos por la seguridad y el bienestar del conjunto de los españoles".
"Nuestra sociedad responderá siempre a vuestra generosidad con su reconocimiento y admiración, como reflejan las encuestas", ha resaltado el monarca durante su discurso durante la celebración de la Pascua Militar en el Palacio Real ante un auditorio que incluía a los Príncipes de Asturias, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, los ministros de Defensa e Interior, Pedro Morenés y Jorge Fernández Díaz, respectivamente, y la cúpula militar.
El jefe del Estado ha pronunciado estas palabras, como ya hizo el año pasado, acodado en un atril en el Salón del Trono, adonde ha llegado ayudado de las dos muletas que viene utilizando desde que fue operado de la cadera izquierda a finales del pasado 21 de noviembre.
CONTINÚAN LOS CAMBIOS EN EL PROTOCOLO
Debido a la convalecencia del monarca, este año, al igual que en la celebración de 2013, cuando el Rey se recuperaba de otra operación de cadera, la celebración de la Pascua Militar no ha incluido revista a las tropas ni el tradicional besamanos de las autoridades, por lo que la duración del acto ha sido más corta que en otras ocasiones, reduciéndose a poco más de 45 minutos.
Acompañado de la Reina y los Príncipes de Asturias, el Rey ha llegado en torno a las 12.30 horas a la Puerta del Príncipe del Palacio Real, donde la Familia Real ha sido recibida por el presidente del Gobierno, los ministros de Defensa e Interior, el jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), almirante Fernando García Sánchez, y el jefe del Cuarto Militar, teniente general Antonio de la Corte.
Posteriormente, se ha dirigido a la Plaza de la Armería, desde donde se le han rendido honores militares, que ha recibido apoyado en las dos muletas. A continuación, la Familia Real ha subido en el ascensor de Carlos III hasta la Saleta de Gasparini, donde han sido saludados por diferentes autoridades, entre ellas el secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, el director del CNI, general Félix Sanz Roldán, y los jefes de los Estados Mayores de los Ejércitos de Tierra, del Aire y de la Armada.
Eliminado el tradicional besamanos --al igual que el año pasado-- por la convalecencia del monarca, han tenido lugar los discursos en el Salón del Trono. Tras escuchar al ministro de Defensa, ha sido el turno de Don Juan Carlos, a quien se le ha apreciado un tono muy apagado durante sus palabras, en las que también ha cometido varias equivocaciones.
CONTINUAR POR LA MISMA SENDA
El jefe del Estado ha asegurado en su discurso ante la cúpula militar que es "plenamente consciente del enorme esfuerzo" que están realizando las Fuerzas Armadas por "mantener las capacidades que se requieren para mantener la seguridad y la defensa" de España, "en un escenario económico de gran complejidad".
"Resulta por tanto imprescindible continuar avanzando por la senda que nos permita obtener el máximo rendimiento de los recursos y mantener la operatividad de nuestras unidades", ha emplazado el jefe del Estado.
El monarca ha agradecido el "compromiso" y "trabajo" que realizan los militares, tanto en el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire como en los Cuerpos Comunes y la Guardia Civil, ya que considera que "no es sólo una admirable elección profesional, sino que también implica una decisión personal que va mucho más lejos, ya que es expresión de patriotismo, solidaridad y generosidad".
"Y también vuestro trabajo, porque sé que desempeñáis vuestras funciones con el máximo rigor y excelencia. Lo hacéis contribuyendo a la mayor fortaleza de nuestro Estado de Derecho y a la defensa de los legítimos intereses de España en el mundo", ha subrayado.
Tras recordar de forma "afectuosa y cercana" a los "miles de hombres y mujeres que sirven ejemplar y eficazmente a España y a los españoles, dentro y fuera de nuestras fronteras", el Rey se ha dirigido a los presentes apuntando que ellos representan "a la gran familia militar, a todos y cada uno de los compañeros que cotidianamente desarrollan su importantísima labor en todo el territorio nacional, a los que navegan en aguas del Índico, patrullan la frontera sur del Líbano, afrontan operaciones en el continente africano o han recorrido los peligrosos caminos de Afganistán". "Hoy quiero agradeceros a todos vuestro compromiso y vuestro trabajo", ha afirmado.
Una vez finalizados los discursos, y tras los correspondientes 'vivas' a España y al Rey, la Familia Real y el resto de autoridades se ha dirigido a la Saleta de Teniers, para departir unos minutos antes de dirigirse al Salón de Columnas, para el vino de honor que ha puesto fin al acto. Antes de abandonar el Salón del Trono, el monarca ha pasado junto a los periodistas que cubrían la celebración, a los que ha felicitado el año nuevo. Tras él, el presidente del Gobierno ha hecho lo mismo.