Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Rey, con el responsable de la lucha contra la corrupción en China

El rey Juan Carlos posa junto a He Guoqiang, miembro del Comité Permanente del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de China al inicio de la audiencia que le ha ofrecido esta tarde en el Palacio de la Zarzuela. EFEtelecinco.es
El Rey ha recibido esta tarde en el palacio de la Zarzuela de Madrid a He Guoqiang, responsable de disciplina y principal encargado de la lucha contra la corrupción del gobernante Partido Comunista de China.
Una vez que Don Juan Carlos ha saludado a su invitado en el salón de audiencias, han pasado al despacho del Monarca para hablar de distintas cuestiones de las relaciones bilaterales y las posibilidades de colaboración.
El "número ocho" en la jerarquía del Partido Comunista de China se encuentra en España en una gira en la que recalará también durante este mes de junio en Mongolia, Jordania y Egipto.
Los Reyes estuvieron por última vez en visita de Estado en China en junio de 2007.
He Guoqiang, que esta misma tarde se reunirá con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, es el máximo responsable de disciplina del gobernante Partido Comunista, y por tanto el principal encargado de la lucha contra la corrupción, una de las mayores preocupaciones del Ejecutivo de Pekín.
El Gobierno chino considera que la corrupción es uno de los principales focos de descontento hacia el régimen comunista, especialmente a nivel local, e intenta atajarlo con sentencias "ejemplares" a altos cargos acusados de soborno o malversación.
Entre estas condenas destaca, por ejemplo, la de Chen Liangyu, durante años máximo líder comunista en la ciudad de Shanghai y sentenciado en 2008 a 18 años de prisión por su implicación en el mayor escándalo de corrupción de la década.