Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reyes, políticos y víctimas, unidos en el primer pleno en honor a las víctimas del terrorismo

Tras guardar la Cámara un minuto de silencio en memoria de las víctimas, y después del discurso que en el hemiciclo ha pronunciado el presidente del Congreso, José Bono, Don Juan Carlos ha tomado la palabra para subrayar: "Nada mejor que esta sede parlamentaria para rendir tributo de respeto, afecto y solidaridad, a las víctimas y sus familiares".
En compañía de la Reina y ante diputados, senadores, dirigentes políticos, miembros del Gobierno y las autoridades institucionales y representantes de las víctimas, el Rey ha hecho hincapié en que este homenaje pretende que "sepan y que recuerden que su inmenso dolor y vibrante testimonio pervivirán siempre en nuestros corazones.
Además de enfatizar la "más firme condena y repulsa" al terrorismo don Juan Carlos dejó claro que el terrorismo, aunque "nos desgarra a todos, nunca podrá con la fuerza de nuestras convicciones".
Aseguró el Jefe del Estado que acabar con la violencia terrorista empleando" todos los instrumentos del Estado de Derecho", es una "prioridad insoslayable para todo país libre y democrático".
Recordó el Rey que ya en su discurso de apertura de la Legislatura manifestó que la unidad de las fuerzas políticas frente a la "barbarie terrorista" constituye una demanda unánime de la sociedad y también "una obligación de todos los demócratas y un deber frente a las víctimas y sus familias".
"Nada ni nadie", añadió, puede reparar la "terrible pérdida" de la vida de las víctimas ni sus "profundas heridas y cicatrices", ni tampoco se puede compensar el "terrible sufrimiento" de sus familiares. Pero, recordó el Jefe del Estado, al honrarlas se cumple con la "deuda de inmensa gratitud que tenemos contraída con ellas".
"Todos tenemos el deber y la responsabilidad de agradecer su coraje, de proteger su dignidad, de garantizar sus derechos, de reparar su sufrimiento", añadió Don Juan Carlos.
Y planteó asimismo que un día como hoy es también "un día para reiterar la más firme condena y repulsa a la violencia terrorista. Un día para reafirmar nuestra determinación de erradicarla de la faz de la tierra".
El Rey hizo hincapié en que "acabar con el flagelo del terrorismo, empleando todos los instrumentos del Estado de Derecho" constituye "una prioridad insoslayable para todo país libre y democrático que no puede tolerar sus atentados intimidaciones o chantajes".
Satisfacción de las víctimas
En declaraciones a las puertas de la Cámara Baja, la presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo (FTV), Maite Pagazaurtundua, ha calificado como "un sueño" el que los partidos hayan sido capaces de conseguir un "gran consenso" para proteger la "dignidad" de las víctimas y "derrotar a los fanáticos".

Para Pagazaurtunda, prueba de esta unidad de toda la sociedad es la sesión plenaria en el Congreso, dotada del "máximo valor simbólico".

"Es importantísimo que los políticos se acuerden de que debe haber un Día de las Víctimas porque hemos estado seis años celebrando el Día Europeo y cada 11 de marzo ha sido un poco de decepción porque faltaban los políticos", ha afirmado la presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Ángeles Pedraza.

Por su parte, Pilar Manjón, presidenta de la Asociación 11-M Afectados de Terrorismo, ha considerado un "honor" el homenaje y ha tachado de "obligación" y  "exigencia" que las fuerzas parlamentarias se pongan de acuerdo en las políticas de apoyo y reconocimiento de las víctimas del terrorismo.  LA