Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ricardo Blach: "Todo es mentira"

Desde Defensa aseguran que hubo disparos hacia la barca en la que los piratas abandonaron el Alakrana y que el helicóptero que sobrevolaba la zona pudo dificultar que se escucharan las detonaciones, pero éstas se produjeron. Además declaran que no pueden confirmar si los tres tripulantes fueron llevados a tierra o no. Pero la versión de la tripulación no coincide con la del Gobierno.
El patrón del barco, Ricardo Blach, ha reiterado a Informativos Telecinco que no hubo disparos, "todo es mentira" afirma.
Según el capitán, personalmente el momento más duro que ha vivido a lo largo de estos días de secuestro ha sido cuando los piratas "les pusieron a todos en proa y empezaron a disparar", para después llevarse "supuestamente a los tres compañeros". Galbarriatu ha comentado que no tuvieron en ningún momento la "absoluta certeza" de que fueran sacados del barco.

Ha relatado que aunque sacaron a los tres pescadores del atunero delante de ellos, la tripulación fue llevada a la zona de máquinas donde no podían ver lo que ocurría, por lo que cree que les dieron una vuelta alrededor del barco, les volvieron a subir a bordo y los metieron en un camarote al que nadie tenía acceso.
"Le encerraron en un camarote para engañar a la tripulación"
Precisamente esta teoría es la que ha confirmado Manuel Antonio Pérez, uno de los marineros que fue desembarcado. Al parecer, les hicieron bajar del barco a él y otros dos compañeros y luego los encerraron en un camarote engañando a la tripulación.
Otro de los marineros, Patxi Balades, ha explicado en declaraciones a la cadena SER que les llevaron a todos a cubierta, escogieron a tres de ellos (entre los que se encontraba él) y les subieron a varios botes haciendo creer a los demás que se los llevaban a tierra. "Encerraron a los demás en la sala de máquinas para que no nos vieran, nos dieron varias vueltas al barco y nos volvieron a subir a bordo", explica, "nos encerraron en un camarote e hicieron creer a los demás que nos habían llevado a tierra".
En este sentido, la ministra de Defensa, Carme Chacón ha señalado que los servicios de Inteligencia trasladaron "dos datos": en un primer momento que "se bajaron a tierra a tres de los tripulantes" por parte de los piratas y, en un segundo momento por parte del "primer ministro somalí que esos tres tripulantes estaban de nuevo en el barco".

Por su parte, el Jemad puntualizó quela primera información que se dio fue en base a los servicios deInteligencia (del hecho de que había bajado) y "posteriormente se comprobó que también estaban a bordo".

Se vivieron momentos "de mucha tensión"

Preguntado por cómo fue la liberación, el capitán ha comentado que se vivieron momentos de "mucha tensión" y "nerviosismo" porque prácticamente la cantidad de piratas a bordo se dobló y llegaron a estar "63 piratas armados".

El capitán ha asegurado que durante el secuestro han recibido "golpes, amenazas, insultos, escupitajos y muchas cosas", por parte de los piratas, aunque prefería no hablar de ello.

Sobre la falta de víveres y agua, Galbarriatu ha asegurado que de víveres no tuvieron ningún problema, pero el consumo de agua era muy elevado porque los piratas la derrochaban, aunque en los últimos días aceptaron la petición de los marineros de no seguir desperdiciándola. RSO / BQM