Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rivera tacha a Podemos de "sucursal chavista" y a Monedero de "artífice del régimen" de Maduro

Ve insólito que el Consejo de Seguridad Nacional hable de Venezuela, "pero más vale tarde que nunca"
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha calificado este viernes a Podemos de "sucursal chavista en España", ha acusado a este partido de haberse "puesto en marcha con siete millones" del Gobierno de Venezuela y a su cofundador Juan Carlos Monedero de ser "artífice del régimen" que hoy lidera Nicolás Maduro.
Por eso, ha dicho que le da "vergüenza" que Monedero tilde de "golpista" al opositor venezolano encarcelado Leopoldo López. "Hay que tener mucha cara para estar financiados y ser asesores y amigos de Maduro y venir aquí a dar lecciones a los que pretendemos ayudar a los que quieren democracia", ha dicho.
En una entrevista en Telecinco, recogida por Europa Press, Rivera ha avisado a "los señores de Podemos" de que tienen que "explicar muchas cosas" porque Monedero fue "asesor directo" de Hugo Chávez e hizo informes para el Banco del ALBA que, según ha dicho, no se han encontrado.
Mientras Monedero ha comparado a Leopoldo López con el golpista Antonio Tejero, Rivera ha dicho que López podría ser cualquier ciudadano español, por ejemplo alguien vinculado al 15M que acaba condenado a 25 años de prisión "por movilizar contra una decisión arbitraria, por ejemplo no hacer un recuento electoral".
Y ha añadido que le "indigna" que Monedero y Podemos defienda lo que él ha visto allí: "es indefendible que la gente pase hambre". También ha restado importancia a las críticas de Maduro contra él, alegando que Caracas busca un enemigo externo porque tiene un enemigo interno, que es precisamente el hambre.
"ACEPTO CRÍTICAS DESDE EL SOFÁ, DE CASA O DEL CONSEJO DE MINISTROS"
El líder de Ciudadanos ha restado importancia a las críticas que tachan su viaje a Venezuela de oportunista, afirmando que ha ido a ayudar y que también la habrían criticado si no hubiese ido, o si hubiese viajado cuando le cursaron la invitación, en plenas negociaciones para intentar formar gobierno. "Acepto todas las críticas, desde el sofá de casa o desde el sofá del Consejo de Ministros", ha añadido, aludiendo a que a su juicio es peor no hacer nada.
A Podemos, que le ha acusado de hacer campaña en Venezuela, le ha preguntado si ir a hablar de Derechos Humanos a la Asamblea Nacional es hacer campaña y no lo es "que den 7 millones de euros a tu fundación". Fundar una sucursal en otro país, ha insistido, sí que es "injerencia".
Rivera se ha preguntado si al líder de Podemos no le preocupan los 200.000 españoles que viven en Venezuela, sólo ir allí "a dar clases, a formarse y a buscar dinero", pero no "con una situación delicada".
El líder de Ciudadanos ha tachado de "insólito" que el Consejo de Seguridad Nacional aborde hoy la situación de estos españoles, pero cree que "más vale tarde que nunca". En todo caso, ha hecho hincapié en que PP, PSOE y C's están de acuerdo acerca de Venezuela.
PIDE AL PP NO MEZCLAR ESE DRAMA CON LOS GOBIERNOS LOCALES
No obstante, ha pedido al PP que no mezcle "un drama humanitario" con una "cuestión local", después de que los 'populares' le hayan pedido que rompa los acuerdos municipales en los que participan Ciudadanos y Podemos y que sirvieron para arrebatar gobiernos locales al PP.
Según ha dicho, su posición tiene que ser "estar más en lo que pasa en Venezuela que en tensar la cuerda". "Con todos los respetos, no mezclemos los acuerdos de gobiernos municipales o de no sé qué situación que ni siquiera conozco", ha zanjado.
Por último, ha asegurado que en su viaje a Venezuela le ha sorprendido la "advertencia de todos", incluso del presidente de la Asamblea relatándole que hace 17 años "Chávez defendía la tercera vía y la socialdemocracia".
Eso sí, no cree que los españoles ni la UE vayan a consentir que España tenga un modelo como el venezolano pero ha avisado de que los cambios pueden ser "a peor". En concreto, ha subrayado que el modelo constitucional español no es un problema, sino "la garantía de que quien gobierne no meta demasiado la pata" y que el modelo que defienden Iglesias y Monedero está "obsoleto".