Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rivera insta a Puigdemont a admitir que el independentismo ha "fracasado" y que convocará elecciones autonómicas

Ironiza con el nivel político del presidente de la Generalitat, por jugar a revolucionario con sueldo y coche oficial
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha instado este lunes al presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, a admitir que el proceso separatista ha "fracasado" y que por eso acabará convocando elecciones autonómicas, en vez de un referéndum sobre la independencia.
En rueda de prensa en la sede de Cs tras la reunión de la Ejecutiva del partido, Rivera se ha referido al contrato para la compra de material electoral para unos futuros comicios en Cataluña, del que el Gobierno catalán ha informado y que se ha publicado este lunes en el Boletín Oficial del Estado.
Según dijo la Generalitat el pasado marzo, ese contrato no tiene que ver con la celebración del referéndum anunciado para el 1 de octubre. Aunque la publicación en el BOE no supone ninguna compra, sino que se publicita qué empresas han sido homologadas para hacerles el pedido cuando se tome la decisión, el líder de la formación naranja está "convencido de que todo esto acaba en elecciones autonómicas otra vez".
"Pero si van a comprar papeletas y urnas para celebrar elecciones autonómicas, que lo digan, que digan abiertamente que las van a convocar. No pasa nada, si todos sabemos que han fracasado, si lo saben ellos también, si están divididos, si los propios separatistas están huyendo del Gobierno", ha declarado.
Por eso ha pedido al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que reconozca que "no hay unidad" entre los líderes independentistas, que "no hay censo" para convocar el referéndum y que este carecería de "garantías democráticas" y estaría fuera del marco constitucional y del Estatut.
MOCIÓN EN EL PARLAMENT PARA PEDIR ELECCIONES
A su juicio, "lo que debería pasar" y "lo menos malo que puede pasar" es que Puigdemont convoque elecciones autonómicas "para que los catalanes escojan un nuevo Gobierno". Con ese fin, Ciudadanos presentó la semana pasada una moción en el Parlament donde se reclama esa solución "democrática" frente al proceso separatista.
Aunque solo el presidente de la Generalitat puede convocar unos comicios, Rivera considera que si la moción de Cs fuese aprobada el próximo otoño, "políticamente Puigdemont estaría en minoría".
Espera que, si finalmente no hay referéndum el 1 de octubre, ERC y la CUP "se mojen": que digan "si van a seguir alargando la agonía y tapando la corrupción de la antigua CDC (ahora PDeCAT) o si escogen pedir elecciones".
Respecto a la Ley de Transitoriedad Jurídica impulsada por la Generalitat, que sentaría las bases del nuevo Estado catalán, el presidente de Ciudadanos ha afirmado que su partido la recurrirá ante el Tribunal Constitucional "en el minuto uno", junto al PP y al PSOE si ellos quieren, para evitar que entre en vigor, porque "no cabe en el Estatut ni en la Constitución".
Por otro lado, ha comentado la medida anunciada el viernes pasado por el Gobierno para condicionar el pago de las partidas del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) a Cataluña a que la Generalitat certifique semanalmente que no destina fondos al referéndum. Dado que hace dos años se adoptó una medida similar, se ha preguntado si hasta ahora no se estaba controlando el destino del dinero del FLA.
Si el Ejecutivo de Mariano Rajoy lo hubiera hecho, "nos habríamos ahorrado mucho gasto superfluo e incluso ilegal", ha apuntado. En este contexto, ha dicho que si el Tribunal de Cuentas ha reclamado al expresidente catalán Artur Mas el dinero que dedicó a la consulta soberanista de 2014, "es porque alguien permitió que gastara el dinero de manera ilegal".
PUIGDEMONT, UN REVOLUCIONARIO CON COCHE OFICIAL
En cuanto a la advertencia de Puigdemont de que hará caso omiso en el caso de que el Tribunal Constitucional le inhabilite, Rivera ha dicho que "demuestra el nivel político del presidente de la Generalitat", que se niega a aceptar que "si saltas al vacío, te caes".
En su opinión, lo que pretende el presidente autonómico es "ser revolucionario con sueldo oficial, con coche oficial y con un cargo en la Generalitat", y así "es muy fácil". "Lo que tiene que hacer es respetar las leyes" y "trabajar por todos los catalanes", ha subrayado.
El líder de la formación naranja también se ha manifestado sobre la información de 'El Español' según la cual la Generalitat amañó contratos por valor de 500 millones de euros cuando gobernaba Artur Mas.
Según ha señalado, la antigua CDC lleva "30 años robando a los catalanes", y por eso ha exigido "que se investigue hasta al último cargo público" de ese partido. Asimismo, ha pedido a los líderes independentistas del PDeCAT que "no sigan tapando con la bandera la cartera", ya que "algunos se han vuelto separatistas a la misma velocidad que les iban pillando con las manos en la masa".
Lo que, a su juicio, necesita Cataluña es una presidenta como la líder de Cs en esa comunidad, Inés Arrimadas, que "respete las leyes y una a los catalanes".
Al recordar el 25 aniversario de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, Rivera ha destacado el espíritu de cooperación que hubo entonces y la "proyección internacional" de Cataluña, frente a "la división, el enfrentamiento, la mediocridad" y la "mala gestión" del Gobierno de Puigdemont.
EL PSOR SE ALEJA DEL CONSTITUCIONALISMO
Por último, el presidente de Cs ha pedido a los socialistas que no intenten promover una reforma de la Constitución con el objetivo de "contentar" a los líderes independentistas y le ha afeado que con algunas de sus propuestas, "alejadas de los postulados constitucionalistas", ya no se sepa "dónde acaba el PSOE y dónde empieza Podemos".
"El PSOE parece que prefiere defender privilegios, quitas, Estados dentro de los Estados, diferencias", pero "no creo que tengamos que jugar a las diferencias, sino a los puntos que nos unen", ha manifestado, rechazando que se "trocee" la soberanía nacional o que los derechos sean de los territorios y no de los ciudadanos.