Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rivera dice que la voluntad de cambio será determinante para que Ciudadanos decida si pacta con PP o con PSOE

Señala que el número de escaños que obtenga C's será fundamental para evitar que el PSOE no pacte con Podemos e IU
El presidente de Ciudadanos y candidato a la Presidencia del Gobierno, Albert Rivera, ha afirmado este miércoles que cuando su partido tenga que decidir con quién pacta tras las elecciones generales del 26 de junio, si con el PP o con el PSOE, la aritmética no será lo único que cuente, sino que analizará la voluntad de cambio que demuestre cada formación.
En una entrevista en la cadena COPE, recogida por Europa Press, Rivera ha dicho que a la hora de inclinarse por uno o por otro para buscar un pacto con el que poder formar un ejecutivo, C's tendrá en cuenta "la aritmética y la voluntad de cambiar muchas cosas".
Según ha explicado, los tres ejes de cualquier acuerdo de gobierno tras el 26-J serán garantizar la unidad de España frente al "reto secesionista", hacer que la clase media y trabajadora se recupere y tomar medidas para la regeneración democrática.
Cuando le han preguntado si ve posible un gobierno de PP, PSOE y Ciudadanos, ha contestado que hasta ahora no ha podido ser, pero que si los resultados electorales son similares a los del 20 de diciembre, "no va a quedar otra".
"Que un gobierno en minoría llegue a acuerdos con otro partido que puede controlar al gobierno y a la vez imponer una serie de cambios y reformas", como se ha hecho en comunidades autónomas y ayuntamientos, no es, a su juicio, "una mala fórmula para el país".
LOS ESPAÑOLES QUIEREN REFORMAS TRANQUILAS
Eso sí, el líder de Ciudadanos considera que para ello será necesario "descongelar" la "guerra fría" que, en su opinión, mantienen el PP y el PSOE, una labor en la que cree que la formación naranja puede ser decisiva.
A su entender, estos tres partidos "constitucionalistas" tienen posiciones parecidas respecto a la Carta Magna, el marco europeo o el modelo económico, y en eso no coinciden con Podemos. "Hay que arreglarlo, no cargárselo", ha subrayado, indicando que "el 80%" de los ciudadanos pidió en las urnas "reformas tranquilas, no revoluciones".
Sobre el cambio de postura de Ciudadanos, que antes de las elecciones de diciembre dijo que ni siquiera apoyaría un ejecutivo del PP o del PSOE y ahora está dispuesto a gobernar con ellos, Rivera ha dicho que se debe a que en los últimos meses se ha dado cuenta de que para promover una serie de reformas en España "hace falta mojarse".
FIN DE LA ETAPA DE RAJOY
También ha explicado su rechazo al presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, argumentando que llega "el final de una etapa" y que el candidato del PP a La Moncloa carece de "autoridad moral y credibilidad" para convencer de que emprenderá la regeneración y las reformas que no ha hecho en estos cuatro años.
"Pero estoy convencido de que en el PP hay gente absolutamente capacitada para hacer esto y que piensa que España necesita abrir una nueva etapa y que podemos llegar a acuerdos", ha manifestado, advirtiendo de que si todo se condiciona "a la silla de cada uno", entonces volverá a haber un bloqueo.
Por otro lado, Rivera ha advertido del riesgo de que el PSOE acabe pactando "con los populistas y los comunistas" --en referencia a Podemos e Izquierda Unida-- si suman escaños suficientes para gobernar. En este contexto, ha indicado que el resultado electoral que obtenga C's será fundamental "para que el PSOE se vea obligado a optar por una opción constitucionalista".
Respecto a los acuerdos que han alcanzado los socialistas en distintos territorios, por ejemplo con la CUP en Badalona o con la alcaldesa Manuela Carmena en Madrid, el presidente de Ciudadanos ha dicho que no va a explicar pactos del PSOE que él no comparte.
En cualquier caso, cree que eso no debe impedir que C's llegue a acuerdos con este partido, porque la alternativa sería "que gobierne Podemos con IU, Bildu y los independentistas".