Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rivera pedirá a Rajoy que deje gobernar a Pedro Sánchez

Albert RiveraEFE

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, aprovechará el debate de investidura de la próxima semana en el Congreso de los Diputados para escenificar su capacidad de pacto, e intentará convencer al PP de que ofrezca al menos su abstención al candidato del PSOE a La Moncloa, Pedro Sánchez, para que se forme un gobierno "constitucionalista", algo improbable puesto que la única opción que contemplan los 'populares' es un ejecutivo liderado por su candidato, Mariano Rajoy.

La última negativa recibida por Rivera fue la decisión de Rajoy de no reunirse con él antes del debate de investidura, como le había solicitado el líder de C's el jueves pasado en una carta. Su intención era explicarle al jefe del Ejecutivo en funciones el contenido del pacto de gobierno firmado un día antes y hacerle ver que, en su opinión, las medidas que contiene son asumibles por el PP, pero Rajoy se negó.
Ciudadanos insiste en que España debe tener gobierno y que el PP debe participar "de alguna manera" de su acuerdo con los socialistas, ya sea por activa --votando a favor de Sánchez-- o por pasiva --absteniéndose--. La idea de los 'populares' también es implicar a los tres partidos, pero con una gran diferencia: situando a Rajoy al frente de una "gran coalición" por ser el candidato de la fuerza más votada.
La formación naranja rechaza la fórmula del PP argumentando que el candidato al que el Rey ha encargado la formación de gobierno es Pedro Sánchez, no Rajoy, a quien recuerda constantemente que perdió su oportunidad por haber declinado la invitación del jefe de Estado para que intentase su investidura.
RAJOY NO QUIERE GOBERNAR Y NO DEJA A OTROS HACERLO
Según Rivera, los 'populares' no tienen excusas para no sumarse al acuerdo del PSOE y Ciudadanos, ya que, además de garantizar expresamente la unidad de España y rechazar los referéndos de independencia, prevé un modelo productivo y laboral "próspero" y medidas de ayuda a autónomos y pymes, aspectos que considera "muy convalidables" con lo que defiende el PP.
A su juicio, Rajoy está en una posición de "no querer gobernar y al mismo tiempo impedir que gobierne otro". Para desbloquear la situación, en la que el PP se niega a ofrecer su abstención al PSOE y los socialistas rechazan esa abstención, C's ha pedido a ambos que dejen los reproches y el tacticismo y actúen con sentido de Estado.
Ciudadanos contaba con que el pacto con el PSOE, con una serie de reformas que fueran aceptables para el PP, finalmente llevase a la formación presidida por Rajoy a ceder. Sin embargo, parece que lo más probable es que esa abstención no se produzca y, por tanto, Sánchez fracase en la primera votación el próximo martes y también en la segunda.
CIUDADANOS VOTARÁ "SÍ" A LA SÁNCHEZ
Independientemente de lo que hagan los diputados del PP, la formación naranja votará "sí" a Pedro Sánchez, lo cual supone un cambio de postura en su política de pactos. Durante prácticamente toda la campaña electoral, Rivera repitió una y otra vez que el voto de C's a los candidatos del PP y del PSOE sería negativo. "No es nuestro proyecto", decía.
Pero el último día de la campaña, Rivera rectificó y anunció que se abstendrían. Y esa era la postura oficial hasta que se cerró el acuerdo con Sánchez, cuya firma implica apoyar la investidura de Sánchez.
Pese a saber que el candidato socialista únicamente obtendrá el voto favorable de su partido y de Ciudadanos, que solo suman 130, la formación naranja pretende que el fracaso de Sánchez ponga de manifiesto que el PP ha sido el obstáculo que ha impedido que haya gobierno.
Con el objetivo de aumentar la presión sobre los 'populares', en Ciudadanos les planteaban que tendrían que elegir entre un gobierno "constitucionalista" --el del PSOE con C's-- y uno que, a su entender, podría promover "referendos secesionistas" y un modelo económico que supusiera dar pasos atrás en las reformas realizadas en los últimos cuatro años.
Sin embargo, el día que Podemos rompió las negociaciones con el PSOE, después de que Sánchez firmara el pacto con Rivera, la posibilidad de que los socialistas gobernasen junto al partido de Pablo Iglesias dejó de constituir una amenaza.
HABLARÁN CON RAJOY SI EL REY LE PROPONE
Aunque Ciudadanos haya criticado duramente a Rajoy por "pasar palabra" cuando el Rey le encargó formar gobierno, el PP espera que su candidato pueda intentarlo después del aspirante socialista.
Rivera no se cierra a esa posibilidad, aunque siga insistiendo en que ahora es el tiempo de Pedro Sánchez, ya que el viernes pasado dijo que si el líder del PSOE no logra ser investido y el Rey propone a Rajoy, C's intentará "buscar puntos comunes" con él.
Eso a pesar de las duras críticas que le ha hecho el partido naranja por la corrupción en el PP, señalando que quien no limpia su casa no puede liderar una etapa nueva de regeneración política en España.