Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rubalcaba avisa a Rajoy y Mas de que el conflicto no se resuelve con una "guerra de banderazos"

El PSOE insistirá en pedir la apertura de un debate territorial en el Congreso
El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha avisado este sábado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y al de la Generalitat, Artur Mas, de que el conflicto entre Cataluña y el resto de España no se resuelve con "una guerra de banderazos" y les ha dejado claro que los socialistas van a seguir demandado una reforma constitucional y que el Congreso abra un debate sobre el modelo de Estado porque el diálogo es la única solución a la actual coyuntura.
Así lo ha asegurado Rubalcaba ante el Comité Federal de su partido que se reúne este sábado en al sede de la madrileña calle Ferraz y al que han acudido sus compañeros del PSC encabezados por su primer secretario, Pere Navarro. Precisamente, la cita se ha abierto con el nombramiento del diputado autonómico Miquel Iceta como miembro de la Ejecutiva Federal del PSOE, en sustitución de José Zaragoza.
Durante su intervención, Rubalcaba no se ha referido en ningún momento a la crisis que el proceso para la convocatoria de una consulta soberanista en Cataluña ha abierto en el PSC y se ha afanado en defender el acuerdo para una reforma federal de la Constitución pactado con los compañeros catalanes y en criticar a quienes rechazan el diálogo.
NO AL "FRENTISMO"
Rubalcaba ha insistido en que la crisis territorial que vive España tiene que ser afrontada por "los defensores del Estado autonómico" y ha subrayado que hacerle frente no es "decir no, no y no" porque eso es "hacer frentismo".
"Hacer frente es promover el diálogo", ha sentenciado, incidiendo en que visto lo visto, "no hay más remedio" que abrir las normas de convivencia al diálogo. Rubalcaba ha asumido públicamente que hasta ahora la demanda su partido no ha dado sus frutos, pero se ha mostrado convencido de que los dará y ha garantizado que ellos van a insistir.
"No nos han hecho caso, de momento", ha puntualizado, subrayando que los socialistas están "legimitimados" para marcar el camino de lo que hay que hacer y para advertir de los errores que están cometiendo otros. A su juicio, ellos pueden hacerlo porque "acertaron" al decir que el conflicto territorial se iría "envenenando, sobre todo en Cataluña".
Y, con esa "legimitidad", ha vuelto a avisar a Mas de que ha metido a su comunidad en un "callejón sin salida" y a Rajoy de que esto no se resuelve dejando pasar el tiempo y mirando "para otro lado", sino que debe enfocarse desde la búsqueda de acuerdos y mediante el diálogo, porque si no "se envenena".
"Es posible que a Rajoy y a Mas les interese una guerra a banderazos, pero a Cataluña y a España no. Por eso vamos a defender nuestro proyecto con convicción, porque la mayoría de los catalanes y de los españoles quieren sentarse a hablar para seguir viviendo juntos", ha dicho.
EL CONGRESO NO PUEDE ESTAR AL MARGEN
En este contexto, ha garantizado que su partido va a insistir en que la crisis territorial se aborde porque considera una "anomalía" que "este gran problema" esté fuera de la sede de la soberanía nacional. "No es razonable que el Congreso no entre a dialogar sobre un tema que está fracturando a la sociedad catalana. ¿A qué esperamos los diputados españoles para discutir este tema?", se ha preguntado.
Y es que, a su juicio, si esta crisis no se aborda sólo "irá a peor", y la única manera de abordarla es sobre la base del diálogo en torno a la reforma constitucional que promueve el PSOE. Tras esta frase, que ha provocado el aplauso de sus compañeros, ha advertido de que "ignorar la necesidad de cambiar la Constitución es certificar su obsolescencia".
"No hay nadie tan insensato que vea grietas en el edificio en el vive y piense que no pasa nada, como no hay nadie tan imprudente que vea grietas y quiera dinamitar el edificio", ha afirmado.
También ha aprovechado para puntualizar que lo que plantean su partido y el PSC es no es un "proceso constituyente" sino una reforma de la Ley de Leyes y se ha mostrado convencido de que ésta "se abrirá paso" y que los socialistas los defenderán juntos esa revisión "en Madrid y en Barcelona".