Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rubalcaba pide aplazar a después del 20N la reflexión sobre política antiterrorista

El candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, considera que el 'lehendakari', Patxi López, ha hecho "lo correcto" convocando un diálogo con todas las fuerzas políticas tras el anuncio de ETA de que deja la actividad armada. En cambio, en lo relativo a la política antiterrorista y penitenciaria, Rubalcaba cree que hay que mantenerla sin cambios hasta el 20N para no "teñir" la campaña electoral.
En una entrevista en TVE recogida por Europa Press, el candidato ha apoyado la ronda de conversaciones de López subrayando que "en el País Vasco hay que hablar y cuanto antes se empiece mejor". A su juicio, "hay que hablar de todo", por ejemplo "de las víctimas y cómo repararlas".
Rubalcaba ha subrayado que López, como lehendakari, "tiene que tomar sus iniciativas" y en ese sentido ha enmarcado también sus palabras de hace semanas en el Parlamento vasco, cuando planteó su 'hoja de ruta'. "Dijo donde hay que decir estas cosas, en el Parlamento vasco, la política que quería desarrollar cuando esto acabase", ha resumido.
Cuestión distinta es la política antiterrorista que, a juicio de Rubalcaba, no debe entrar en campaña electoral, sino que los posibles cambios deben pensarse después, y de forma conjunta por parte de los partidos: "De aquí al 20 hay que mantener la política antiterrorista y a partir del 20 tranquilamente reflexionar el conjunto de partidos sobre que énfasis, qué cambios hay que hacer, pero este es un tema que no debe estar en campaña electoral".
Así, ha subrayado que "todo sigue igual", que Policía y Guardia Civil siguen "haciendo su trabajo" y que "no se ha modificado ninguna ley", de manera que si un miembro de ETA es detenido el juez decretará prisión para él porque existe el delito de colaboración o pertenencia a banda armada.
A juicio de Rubalcaba, el momento actual es para alegrarse por la decisión de la banda, pero también para "no bajar la guardia", mantener la unidad entre los partidos políticos y pensar en las víctimas para que nadie trate de reescribir la historia "de manera distinta a cómo ha sido".
Así, no ha querido valorar las palabras del líder del PP vasco, Antonio Basagoiti, para quien si ETA deja de existir la dispersión de presos de ETA deja de tener sentido, insistiendo una y otra vez en que "lo razonable es esperar a las elecciones" y después hablar entre los partidos para "ver qué hay que hacer".
El candidato socialista ha asegurado que le da "absolutamente igual" si el anuncio de la banda le beneficia o le perjudica electoralmente aunque ha añadido que el haber participado en su derrota como ministro de interior "justifica" toda su vida política.
El exministro no se ha pronunciado sobre si las víctimas conseguirán una petición de perdón de la banda y ha optado por subrayar que ya no habrá más policías, ni guardias civiles, ni jueces, ni políticos asesinados.
Rubalcaba se ha mostrado convencido de que este anuncio que pone fin de los atentados de ETA es el definitivo, pero no por una cuestión de credibilidad de la banda, sino porque ETA "está muy mal"; no porque haya hecho una "reflexión moral sobre lo malo que es matar", sino por su "debilidad orgánica y estructural", porque "sabe que no puede ir más allá" y "no tiene más remedio que dejar la violencia".
NO VE RIESGO DE ESCISIÓN
Y además, ha apuntado que, a su juicio, ETA "no tiene riesgo de escisión interna" porque "es una organización muy pequeña" y "si ha tomado esta decisión es porque ha decidido dejarlo". "Honestamente creo que esta asunto está bien. Hay que dejarlo pero creo que la violencia ha desaparecido de Euskadi", ha puntualizado.
El candidato no ha valorado si la banda ha pretendido beneficiar electoralmente a Bildu, pero ha remarcado que, en su opinión personal, todo lo que ha sucedido en Euskadi, incluidos los movimientos en el seno de Batasuna y en los presos etarras, ha sido posible porque ETA está muy débil, y ello gracias a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. "Si 'Txeroki' estuviera al frente de la banda esto no se habría producido", ha ilustrado.
Preguntado sobre si en un futuro ve posible que el dirigente abertzale Arnaldo Otegi -hoy en prisión_sea 'lehendakari', ha dejado claro que no lo ve, y que esa figura no está contemplada en su "GPS".
RAJOY, COHERENTE Y RAZONABLE
Según Rubalcaba, la debilidad de la banda es lo que garantiza su final, y "todo el que sabe de terrorismo sabe que ETA está como está". Por eso, a su juicio, fue "sensato" el comunicado que hizo el líder del PP, Mariano Rajoy, el mismo jueves por la tarde, reacción que ha calificado de "coherente y razonable".
En cuanto a las declaraciones de otros 'populares', el exministro ha dicho que no ha respondido a las "calumnias e insidias" de los últimos cinco años por el bien de la unidad contra el terrorismo y ha acusado a algunos de ellos de querer "teñir de negro" la lucha contra el terrorismo. De paso, ha recordado que él apoyó "siempre" a Jaime Mayor Oreja cuan do fue ministro de Interior.
Y además, ha defendido que el proceso de paz que intentó el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2006 "no fue inútil" porque cuando ETA rompió la tregua "demostró que no quería dialogar, y ahí empezó todo". "El Estado acertó y ETA se equivocó y por tanto aquello no fue inútil", ha argumentado.
HA ACERTADO ÉL, Y NO EGUIGUREN
En cuanto a sus discrepancias con el presidente del PSE, Jesús Eguiguren, ha asegurado que él "jamás" le ha pedido que se disculpe por nada y ha atribuido sus diferencias a un "debate de velocidad", porque Eguiguren pedía "hacer más cosas" para convencer a ETA de que lo dejase mientras él pensaba que la manera de convencer a la banda era "mantenerse firmes". "He acertado yo", ha manifestado tajante Rubalcaba.
Rubalcaba ha subrayado que la campaña del 20N será la primera "completamente libre" en el País Vasco, y que incluso ha leído que algunos socialistas han renunciado a los escoltas, y ha finalizado insistiendo en mantener la prudencia y no cambiar la política antiterrorista hasta el 20N: "A partir de ahí ya veremos el 20 lo que hacemos".