Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El indultado Rubén Muñoz acude en amparo al TC en su estrategia para demostrar su inocencia

La defensa de Rubén Muñoz Moya, el joven al que el Gobierno indultó de forma parcial el pasado verano por un supuesto delito de lesiones graves por el que fue condenado a seis años de prisión, ha interpuesto ante el Tribunal Constitucional (TC) un recurso de amparo en el marco de su estrategia para demostrar que no cometió los hechos que se le imputan.
Así lo ha confirmado a Europa Press el abogado que ejerce la defensa de Rubén Muñoz, que ha insistido en remarcar que su cliente "nunca ha reconocido los hechos por los que fue condenado", de ahí que el indulto concedido por el Consejo de Ministros no constituya, en su opinión, el mejor final para este caso, porque "un indulto implica aceptar que la persona beneficiaria ha cometido un delito, y Rubén nunca ha reconocido los hechos".
De esta manera, el recurso de amparo presentado ante el TC y por el que el Alto Tribunal aún no se ha pronunciado, se basa en una supuesta "vulneración de la tutela judicial efectiva" y en una situación de "indefensión" del procesado derivada del hecho de que el juzgado correspondiente "no practica una serie de pruebas solicitadas" por su defensa.
En concreto, según ha detallado su letrado, Rubén Muñoz quiere que "se recaben informes hospitalarios para demostrar una situación clínica anterior a los hechos juzgados" de la supuesta víctima de la agresión por la que este hombre fue condenado, así como la declaración de otros testigos, todo ello para demostrar un supuesto "falso testimonio" por parte del denunciante.
El objetivo final, según ha recordado el abogado, es que "se revise" la sentencia que condenó a Rubén Muñoz a una pena de seis años de prisión por un delito de lesiones graves por el que supuestamente un varón perdió la visión de un ojo en una pelea ocurrida en un salón de bodas en septiembre de 2007.
Como se recordará, la Sección Segunda de la Audiencia Provincial desestimó en diciembre de 2012 a través de un auto el recurso de apelación interpuesto por este joven contra el fallo condenatorio. Fuentes del caso informaron entonces de que, a pesar de que en el juicio la víctima afirmó "sin ningún género de dudas" que fue Rubén quien le causó dicha lesión, la grabación de una conversación entre el padre del condenado y dicha víctima "recoge que a pesar de que dijo que había sido Rubén, no lo sabía, pues no lo vio".
Este hecho fue denunciado por "falso testimonio", haciéndose cargo de la investigación el Juzgado de Instrucción número 2 de Jaén, que finalmente archivó la causa poniendo en entredicho la grabación aportada por la familia. Por ello, los familiares decidieron recurrir el archivo, si bien la Audiencia desestimó la apelación "argumentando la invalidez de las pruebas presentadas".