Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rull (CDC): "Nosotros no haremos reproches, tenemos demasiado trabajo"

Está convencido de que el 9N se votará y que se ha optado por la "mejor herramienta"
El coordinador general de CDC, Josep Rull, no ha querido entrar a valorar las reservas que ha hecho el líder de ERC, Oriol Junqueras, hacia el presidente de la Generalitat, Artur Mas, ante los cambios que ha anunciado de cara a la votación del 9N: "Nosotros no haremos reproches, tenemos demasiado trabajo para cumplir con el mandato democrático y poner las urnas".
En rueda de prensa este martes tras la reunión de la ejecutiva de CDC, Rull ha asegurado que Mas "ha dado viabilidad al mandato democrático que tenemos de poner las urnas con garantías en el 9 de noviembre".
"Habrá urnas y la posibilidad de responder a pregunta pactada con los partidos, con urnas en el espacio público y con máximas garantías", ha afirmado Rull, que ha resaltado que el Govern ha optado por la mejor de las alternativas dentro de las posibilidades que tiene, limitadas por la actitud entorpecedora del Gobierno central.
Rull ha dicho que su partido seguirá trabajando para conseguir la unidad de los partidos que hasta ahora apoyaban el 9N se comprometan ahora con la propuesta del Govern, y ha instado estas formaciones a decir cuáles son sus alternativas.
Ha coincidido con Mas en resaltar la necesidad de que las próximas elecciones autonómicas tengan un carácter plebiscitario, y CDC pondrá todo su empeño en que pueda formarse una única candidatura que incluya un único punto en su programa electoral, la proclamación del Estado catalán.
"SOLUCIONES AUDACES"
El dirigente convergente ha dicho que los cambios introducidos con Mas en el 9N respetan escrupulosamente el compromiso que había adoptado de poner urnas en locales públicos y permite votar sobre cómo tiene que ser la relación entre Cataluña con el resto del Estado.
Se trata, según Rull, de "soluciones audaces, imaginativas, inteligentes" y amparadas en la legalidad, que no ponen en riesgo la legitimidad de la consulta, y que no serían necesarios si el Estado no hubiese recurrido al Tribunal Constitucional (TC) la Ley de consultas no referendarias y el decreto de convocatoria de la votación.