Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ruz pide a Manos Limpias una fianza de 20.000 euros para ser parte en el caso de Pujol hijo

El titular del Juzgado Central de Instrucción 5 de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, ha impuesto al sindicato de funcionarios Manos Limpias una fianza de 20.000 euros para permitirle ser acusación popular en el caso contra Jordi Pujol Ferrusola y su exesposa por un presunto delito de blanqueo de capitales, una cantidad que ya ha recurrido el sindicato.
En un auto del 28 de marzo de 2014, al que ha tenido acceso Europa Press, Ruz constata que de la querella presentada por Manos Limpias "se desprenden elementos suficientes para su admisión a trámite" pero lo condiciona a que abonen una fianza de 20.000 euros porque el sindicato no es afectado directo y su único interés es la defensa del interés común.
En su querella, presentada en el Juzgado el 28 de febrero, recogen que de las declaraciones prestadas por la exnovia del hijo del expresidente catalán Jordi Pujol, María Victoria Álvarez, hay "suficientes indicios racionales de que el querellado pudiera haber trasladado en numerosas ocasiones cantidades de dinero" desde Cataluña a Andorra.
Son "cantidades de dinero que habrían sido trasladadas en efectivo, sin control ni conocimiento alguno por parte de la administración, y que pudieran haber sido obtenidos de actividades ilícitas y negocios no declarados", prosigue la querella, a la que ha tenido acceso Europa Press.
También recoge el contenido de las comparecencias de Álvarez ante la Oficina de Antifraude de Cataluña (OAC) el 4 de marzo de 2013 y el 12 de marzo de 2013, en las que explicó "la adquisición del Puerto de Rosario de Argentina en la que implica directamente al exdirectivo del Puerto de Tarragona y exdiputado Lluís Badia".
Según recoge el escrito, Badia "habría llevado a cabo las principales gestiones para conseguir un importe aproximado de 30 millones de euros, que supuestamente fueron invertidos en esa operación conseguidos de fondos públicos", y refleja los nombres de personas que podrían aportar más información del negocio.
TRANSPORTE DE DINERO
"Supuestamente, el querellado precisó de la colaboración de diversas personas no identificadas que podían haberle ayudado a transportar cantidades de dinero y transferirlo entre Andorra, Panamá y Londres", indica.
También incluye que, según Álvarez, hubo otra operación relativa al hotel Encanto de Acapulco, y la "posible participación de más miembros de la familia Pujol Ferrusola, así como de las sociedades Irigem 2012 y Active Translation S.L.".
En la querella también se propone a un testigo que tiene los datos de personas "que supuestamente estaban haciendo de correo entre España y Andorra", y considera que los hechos que todos estos hechos pueden ser constitutivos de delitos contra la Hacienda Pública, blanqueo de capitales, cohecho y tráfico de influencias.
No obstante, en su auto, Ruz deniega la práctica de las diligencias que solicita Manos Limpias --principalmente la declaración de Lluís Badia y la exmujer de Pujol hijo-- "al no ser consideradas necesarias en el presente estadio procesal".
Jordi Pujol Ferrusola y su exesposa están imputados indiciariamente por un presunto delito de blanqueo de capitales en la causa abierta a partir de la denuncia que hizo Álvarez, quien aseguró ante el juez que acompañó al hijo del político a Andorra para trasladar una mochila llena de billetes de 500 euros.