Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sánchez propone una gran coalición de Gobierno frente al PP, sin aclarar si sumaría también a los independentistas

Quiere sumar "fuerzas progresistas" de "izquierda y derecha" y avisa de que repetir las elecciones no soluciona el problema sino que lo aplaza
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha anunciado hoy que intentará forjar una "gran coalición" de partidos progresistas si el PP no consigue la investidura, en los que incluye fuerzas "tanto de izquierdas como de derechas", para formar el Gobierno, sin aclarar si en ese acuerdo incluiría a partidos independentistas.
Sánchez ha realizado estas afirmaciones en Portugal, tras entrevistarse con el primer ministro de este país, Antonio Costa, quien ha logrado dirigir el Ejecutivo portugués tras la unión de los partidos de izquierda contra los conservadores, que habían ganado las elecciones.
El dirigente socialista ha dejado claro que su intención es la de formar una "gran coalición" y que el PSOE "tenderá la mano tanto a izquierda como a derecha, a todas las fuerzas progresistas del país para liderar el cambio" que en su opinión, "necesita España".
Al ser preguntado si los partidos nacionalistas estarían incluidos en las negociaciones que plantea para esa gran coalición, Pedro Sánchez no ha respondido claramente y se ha limitado a afirmar que "no es una cuestión de siglas, sino de políticas". Según su argumento, se trata de unir lo que ha roto el PP durante estos últimos años, de "fracturas" que tienen que ver con las "desigualdades económicas, de género o territoriales".
Pedro Sánchez insistió en que su partido votará "no" a un pacto PP-PSOE, pero dejó claro que su intención es formar un gobierno progresista porque "la repetición de las elecciones no es una solución, es aplazar el problema".
En su opinión, lo que hay que hacer es entenderse y "no poner líneas rojas, no crear cordones sanitarios, no hablar desde atalayas, sino tender puentes".
(((Seguirá ampliación)))