Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sánchez propone "nuevas ideas y más socialismo" para otro "gran principio" en el PSOE como el que lideró González

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se ha comprometido este jueves a liderar un proyecto con "nuevas ideas y más socialismo" para que su partido vuelva a tener "un gran principio" como el que tuvo en 1974 cuando Felipe González protagonizó el Congreso de Suresnes y ha defendido que, para eso, también es esencial "recuperar la ejemplaridad perdida en algunas ocasiones" y "quitar cualquier tipo de despojo que haya de corrupción".
"Si hacemos esto, y estoy convencido de que lo estamos haciendo ya, no me cabe duda que volveremos a tener un gran principio", ha señalado Sánchez en el acto de conmemoración de los cuarenta años del congreso que celebraron los socialistas en el exilio, en el que también han tomado la palabra Felipe González y el que después sería su vicepresidente, Alfonso Guerra.
Sánchez se ha mostrado convencido de que, si sacan adelante este proyecto y lideran "un nuevo contrato social", los socialistas pueden volver a ganar las elecciones generales en 2015. Según ha dicho, si en el 1982 triunfó "la España de los derechos" y en 2004, "la España de las libertades", el próximo año lo hará "la España de las oportunidades".
Tras agradecer el trabajo de quienes hicieron posibles esos cambios en España, también ante el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, el líder de los socialistas ha hecho hincapié en que su generación está llamado a "limpiar" el cauce que es el PSOE y "recuperar su ejemplaridad perdida en algunas ocasiones".
Sánchez ha insistido en que los españoles miran al PSOE como "el partido del cambio", un cambio que "sólo pueden liderar" los socialistas y que requiere un partido "ejemplar", que no sólo base su política en palabras, sino también en hechos.
EL PSOE, HOY MÁS DECENTE
En este punto, ha sacado pecho de la contundencia con la que han reaccionado a la implicación de socialistas en el escándalo de las 'tarjetas b' de Caja Madrid. "Yo creo que el PSOE es hoy un partido más decente si cabe después de haber expulsado a los usuarios de las tarjetas negras de Caja Madrid", ha señalado. Entre ellos se encuentra Virgilio Zapatero, que fue ministro con Felipe González.
Además, también ha defendido su intención de poner "un candado a las puertas giratorias" y se ha comprometido a que no habrá más expresidentes del Gobierno que sigan cobrando del erario público si mantienen una actividad privada continuada. Según ha dicho, el "capitalismo de amiguetes", el PSOE se lo deja a Blesa, a Aznar, a Rajoy, a "toda la Gürtel y a todos los amiguitos del alma".
En su intervención, Guerra también ha animado a sus compañeros a declarar su orgullo de ser socialistas aunque haya "decepciones" entre algunos de los suyos. El veterano dirigente socialista ha denunciado que "la codicia se ha apoderado de los hombres, también a veces de gente que dice militar" en el PSOE. "Me avergüenza que por dinero algunos apuñalen los principios del socialismo", ha reconocido, entre los aplausos del auditorio.