Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Santamaría, ante el veto de la CUP a los Presupuestos catalanes: "La inestabilidad siempre es mala"

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado este viernes ante el veto de la CUP a los Presupuestos de Cataluña de que la inestabilidad política "siempre es mala". A su entender, ante la "manera" en la que aconteció la investidura de Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat "no hacía falta tener mucha imaginación para darse cuenta de la inestabilidad" de ese Ejecutivo autonómico.
Así se ha pronunciado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros al ser preguntada si el Ejecutivo de Mariano Rajoy está preocupada por la falta de acuerdo en Cataluña para aprobar los Presupuestos y si teme que esa situación pueda desembocar en unas nuevas elecciones en esta comunidad.
"Indudablemente cuando se formó gobierno y se hizo la investidura de Puigdemont de la manera que aconteció creo que no hacía falta tener mucha imaginación para darse cuenta de la inestabilidad de dicho gobierno y estamos viendo cómo esos supuestos acuerdos, pues han durado lo que han durado", ha manifestado Sáenz de Santamaría.
UNA "INESTABILIDAD ANUNCIADA"
En este sentido, la portavoz del Ejecutivo en funciones ha subrayado que la "inestabilidad siempre es mala" y ha añadido que en Cataluña, bien por "inestabilidad" bien por "intereses de quienes estaban al frente de las instituciones", se han ido "acumulando las elecciones" en poco tiempo y eso "no es bueno" para ninguna administración ni para los catalanes.
Según ha explicado, con esas continuas citas electorales los catalanes lo que han visto es su situación económica y social "todavía más deteriorada como consecuencia de la inestabilidad y de la falta de políticas centradas en los servicios públicos".
Sáenz de Santamaría ha dicho que ella no tiene capacidad para "adivinar" qué va a pasar y cuánto están dispuestos a "ceder" para que haya un acuerdo, pero ha insistido en que todo lo que está ocurriendo es "consecuencia de una inestabilidad anunciada" y de un Gobierno catalán "más preocupado por buscar elecciones" con las que poder "afianzarse" que de la situación de los catalanes.