Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Santamaría critica que algunos hayan "empañado" la imagen de unidad al no homenajear a Miguel Ángel Blanco

"Hay cosas que son de sensibilidad humana, pero hay gente que no tiene sensibilidad humana", asegura la vicepresidenta
La vicepresidenta del Gobierno, ministra de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales, Soraya Sáenz de Santamaría, ha reivindicado este martes el 'Espíritu de Ermua' y ha criticado que algunos hayan "empañado" la imagen de unidad contra el terrorismo al no querer rendir homenaje a Miguel Ángel Blanco, concejal asesinado por ETA hace 20 años. A su entender, contra el terrorismo "no caben equidistancias".
"Hay cosas que son de sensibilidad humana, pero hay gente que no tiene sensibilidad humana. No les ha tocado en el reparto y tendrán que explicarse ellos mismos a su conciencia", ha declarado Sáenz de Santamaría en su intervención ante los diputados del Grupo Popular para hacer balance del periodo de sesiones en el Congreso.
Sáenz de Santamaría ha señalado que el 'Espíritu de Ermua' es el espíritu de la "unidad" y de la "fortaleza de la sociedad civil" que les "hermanó a todos" e hizo "más fuertes a todos los demócratas". A su juicio, aparte de la labor de las Fuerzas de Seguridad y la cooperación institucional, los avances contra el terrorismo se deben también a ese espíritu que surgió en Ermua, ya que todos salieron a la calle y demostraron unidad.
"AQUÍ NO CABEN EQUIDISTANCIAS"
"Aquí no caben equidistancias", ha enfatizado, para añadir que el terrorismo sigue siendo un problema de una "grandísima magnitud". Según ha dicho, el terrorismo es un problema a nivel global y los españoles pueden "ofrecer al mundo su experiencia", "a nivel operativo pero también a nivel social de un pueblo que se une".
Dicho esto, ha aprovechado para "dar un beso muy fuerte" a Mari Mar Blanco, diputada nacional del Grupo Popular. "Yo no quiero empañar esa imagen de un pueblo que se une frente al terrorismo y levanta la voz por la libertad, por la vida, por la dignidad", ha concluido.