Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Santamaría recrimina a Iglesias que vea a Otegi como preso político pero no "alce la voz" ante lo que pasa en Venezuela

Asegura que el Gobierno estará "muy vigilante" para que su salida de la cárcel no se convierta en un enaltecimiento del terrorismo
La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, ha recalcado este martes que el dirigente de la izquierda abertzale Arnaldo Otegi es un "terrorista condenado". Dicho esto, ha recriminado al líder de Podemos, Pablo Iglesias, que lo considere "un preso político" y, sin embargo, su partido no "alce la voz" ante lo que sucede en Venezuela.
"Yo les pediría coherencia. Mire no se puede defender terroristas y no alzar la voz frente a lo que, en países a los que acostumbran a viajar habitualmente (en alusión a Venezuela), hay personas encerradas simplemente por defender su ideas y defender otras posibilidades de Gobierno", ha enfatizado.
Santamaría, que ha presentado en la RAE el libro sobre el Homenaje Universal al idioma español, se ha pronunciado así después de que Pablo Iglesias en su cuenta de Twitter haya asegurado que la libertad de Otegi "una buena noticia para los demócratas" porque "nadie debería ir a la cárcel por sus ideas".
"MUY BIEN INHABILITADO QUE ESTÁ"
La portavoz del Ejecutivo ha señalado que Otegi ha cumplido una condena "por pertenencia a una organización terrorista". "Es un terrorista condenado, que está además inhabilitado hasta el año 2021 y muy bien inhabilitado que está", ha aseverado.
En este sentido, ha avanzado que el Gobierno --como responsable de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de la Delegación del Gobierno en Euskadi-- va a estar "muy vigilante" para que la salida de la cárcel de Otegi "no se convierta en enaltecimiento del terrorismo y mucho menos sea una humillación a las víctimas". "Es nuestra obligación, así lo ha pedido la Justicia y así lo vamos a cumplir", ha concluido.