Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sara Buesa defiende la reinserción y no tiene "inconveniente" en acercar los presos de ETA a Euskadi

Reivindica "una memoria veraz que deslegitime claramente la violencia"
Sara Buesa, la hija del dirigente del PSE-EE Fernando Buesa, asesinado por ETA en 2000, ha defendido el derecho a la "reinserción" de los presos, y ha explicado que no tiene "inconveniente alguno" en que los reclusos de la organización terrorista cumplan sus penas "cerca de sus casas".
Buesa ha intervenido este jueves en la ceremonia anual de la Fundación Fernando Buesa Blanco en memoria del dirigente socialista y de su escolta, Jorge Díez, asesinados el 22 de febrero en Vitoria por ETA.
Sara Buesa, vicepresidenta de la fundación constituida en memoria del exlíder del PSE de Álava, ha recordado que aunque ya hace más de cuatro años que ETA anunció el cese de su actividad terrorista, la situación actual parece seguir siendo de "impasse". A su juicio, aún no se han abordado "importantes cuestiones" relacionadas con la "construcción de la convivencia" en Euskadi.
La vicepresidenta de la Fundación Fernando Buesa ha denunciado que el asesinato de su padre y de Jorge Díez "no tuvo nada de heroico ni de patriótico". "Matar sólo es matar; quitar la vida a una persona, a un padre, a un marido, un amigo... Causar un dolor inútilmente, nada más", ha manifestado.
"Aquel asesinato --ha añadido-- se cometió para imponer un proyecto totalitario y excluyente". Por ese motivo, ha advertido de que la memoria es "esencial" para que eso "no se olvide". Sara Buesa ha subrayado que "recordar lo que ha sucedido en este país es un derecho de las víctimas y, además, es la mejor herramienta de prevención para evitar un nuevo futuro de violencia y terrorismo".
Junto a esta reflexión, Sara Buesa ha reivindicado el derecho a la reinserción. "Creo en las personas, en los procesos de cambio y evolución, y en las segundas oportunidades", ha afirmado. De hecho, ha asegurado que no guarda "rencor" a los terroristas que asesinaron a su padre.
Además, en referencia a la posible derogación de la política de dispersión que se aplica a estos reclusos, ha explicado que, con la "tranquilidad" de saber que se ha hecho justicia y que los asesinos de su padre están cumpliendo sus penas, no tiene "inconveniente alguno" en que puedan cumplir sus condenas "cerca de sus casas".
"VALENTÍA"
Sara Buesa ha destacado la "valentía" de los presos de ETA que se han arrepentido de sus crímenes y que "han sido capaces de reconocer" que cometieron un "error terrible con consecuencias trágicas e irreparables". Esto, ha afirmado, es "muy valioso para hacer pedagogía social".
La vicepresidenta de la fundación también ha explicado su experiencia al participar en el programa 'Adi-Adian', con el que el Gobierno vasco traslada a los centros educativos testimonios de víctimas de grupos terroristas como ETA, GAL, y de damnificados por las fuerzas policiales.
Según ha explicado, compartir "vivencias de sufrimiento" con otras víctimas generó entre ellas una "sintonía especial". Sara Buesa ha destacado que lo que más le impactó fue que personas con "historias y contextos tan diversos", convergieran en unos valores y principios comunes, entre los que ha destacado la "postura nítida" contra la violencia.
"PREJUICIOS"
Esta experiencia, ha indicado, acabó con muchos de sus "prejuicios y estereotipos". A partir de esta reflexión, ha destacado que "todas las víctimas necesitamos lo mismo", por lo que ha reclamado para todas ellas "una memoria basada en un relato veraz, que deslegitime claramente la violencia".
Además, ha defendido la necesidad de "señalar a los victimarios", hacer justicia", reconocer "el sufrimiento injusto" y garantizar una reparación.
En todo caso, ha matizado que es necesario analizar de forma "independiente" unas y otras expresiones de violencia. En el caso de ETA, ha exigido un "tratamiento específico" de este tipo de terrorismo, ya que, según ha recordado, la banda ha asesinado a casi mil personas y ha contado con "importantes apoyos" y la "tolerancia" de una parte de la sociedad vasca.