Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sare denunciará en Europa "todas las vulneraciones" en materia penitenciaria del Gobierno y la justicia española

Advierte de que, tras las elecciones, los "nuevos actores" y los "viejos" tendrán que "moverse"
La plataforma Sare trasladará a las instituciones europeas la denuncia de "todas las vulneraciones" en materia penitenciaria que el Gobierno español y la justicia, "correa de transmisión del Ministerio de Interior", realizan al "incumplir no solo las leyes interiores, sino también las europeas".
Representantes de este colectivo han presentado este lunes en Bilbao una nueva "dinámica", que desarrollará bajo el lema 'Hartu Trean. Súbete al tren de los derechos humanos' "por toda Euskal Herria y también mirando a Europa", según han explicado sus portavoces, Joseba Azkarraga y Teresa Toda.
Su objetivo es canalizar la "fuerza social" que movilizó el pasado sábado en Bilbao y Baiona, en las marchas convocadas para reclamar 'Derechos humanos, resolución y paz. Euskal Presoak Euskal Herrira (presos vascos a Euskal Herria)'.
De este modo, junto a las "movilizaciones masivas" que Sare pretende seguir convocando, impulsará esta iniciativa "cotidiana, participativa y creativa", a la que puedan ir sumando "adhesiones personales, de personas diferentes y de lugares diferentes".
"Extenderemos simuladamente una red de raíles que transportarán vagones que se irán llenando de compromisos sectoriales, barrio a barrio, pueblo a pueblo, en las calles, en el trabajo, en el corazón de Europa", han explicado durante la presentación de la nueva campaña, junto a la estación bilbaína de Amézola.
La iniciativa se desarrollará "por toda Euskal Herria y también mirando a Europa, a sus instituciones". Su intención es "trasladar allí la denuncia de todas las vulneraciones que el Gobierno español, y una justicia correa de transmisión del Ministerio del Interior, realizan al incumplir no solo las leyes interiores, sino las europeas que, como estado miembro, está obligado a respetar y cumplir".
Azkarraga y Toda han subrayado que, en la manifestación del sábado, se puso de manifiesto que es "posible superar confrontaciones y desencuentros, fruto del largo conflicto vivido en nuestro pueblos" y que "personas diversas caminan unidas porque hay algo más importante que sus ideologías que les une: la defensa de los derechos humanos de los presos y sus familiares". "Cerremos la puerta al sufrimiento y abrámosla a la paz, la resolución y la convivencia", han reivindicado.
NUEVOS Y VIEJOS ACTORES
Asimismo, los portavoces de Sare han realizado un balance de la manifestación realizada este pasado sábado en Bilbao y Baiona, con la participación de "decenas de miles de personas", y han resaltado la "pluralidad" de las personas que tomaron parte en las movilizaciones.
Los miembros de Sare han señalado que las elecciones del pasado 20 de diciembre han abierto "un nuevo escenario político", con "nuevos actores" y otros "viejos actores" que, en ambos casos, "tendrán que moverse". "No se pueden dejar pudrir los problemas pendientes. Hay que darles una solución", han advertido.
De este modo, han defendido que "no puede ser que asuntos que afectan, tan directamente, a los derechos de las personas continúen estando en el olvido deliberado o en la agenda de los reproches entre los diferentes agentes políticos". Por ello, han reclamado que "deben pasar ya a la agenda de los debates parlamentarios y posteriores acuerdos".
En esta línea, han advertido a quienes han censurado la movilización del sábado de que "los problemas no desaparecerán" por ignorarlos, sino que, al contrario, "irán a peor".
A su entender, el tema de los presos y sus familiares es "una cuestión central clave para la resolución de todas las consecuencias del conflicto vivido en nuestro país". Según han indicado, se trata de "un problema que tiene una base política", pero "fundamentalmente de derechos humanos".
En este marco, han insistido en que "el cumplimiento de la legalidad y, por tanto, el fin de la política de dispersión y alejamiento, la libertad de los presos gravemente enfermos el fin de una legislación excepcional, que retuerce hasta límites insospechados los límites asumibles en un estado que se dice democrático, no puede condicionarse a intereses políticos partidistas ni a exigencias que rebasan los reglamentos y legislación penitenciaria".