Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sarkozy, en España para reforzar la cooperación contra ETA

Desde Barajas, Nicolas Sarkozy y Carla Bruni se han trasladado al El Pardo, residencia habitual de los jefes de Estado extranjeros, donde Don Juan Carlos y Doña Sofía les han dado la bienvenida oficial, en presencia del jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.
Es la primera estancia del más alto nivel de Sarkozy en Madrid, quien estuvo en visita oficial a finales de mayo de 2007, dos semanas después de su llegada al Palacio del Elíseo. El último presidente de la República francesa que hizo una visita de Estado a España fue Jacques Chirac, antecesor de Sarkozy, en 1999.
El objetivo de este viaje es afianzar la relación bilateral en el máximo nivel y reafirmar el compromiso del país vecino de acabar con ETA a través de la cooperación policial y judicial.
La visita coincide con un momento de especial debilidad de la banda terrorista después del desmantelamiento de su cúpula militar, el tercero en seis meses, hace una semana con la detención de Jurdan Martitegi en Francia en una operación de ambas policías.
Don Juan Carlos y Doña Sofía han ofrecido a Sarkozy y Bruni un almuerzo privado en el Palacio de la Zarzuela en el que han estado los Príncipes de Asturias. Después de la comida, los Reyes les acompañan a ver el Museo del Prado y por la noche, les invitarán a la cena de gala en el Palacio Real en la que volverán a coincidir con Don Felipe y Doña Letizia.
Sarkozy recibe esta tarde en El Pardo al líder del PP, Mariano Rajoy, y se entrevistará con Zapatero el martes en el marco de la cumbre hispano-francesa, en la que se firmarán varios acuerdos sobre seguridad e infraestructuras.
Otro momento relevante antes de la cumbre será su intervención el martes en sesión extraordinaria en el Pleno del Congreso ante los diputados y los senadores, como ya hiciera Chirac hace diez años. Este encuentro llega pocos días después de que algunos medios galos publicaran que el presidente de la República francesa había dicho en un almuerzo privado que Zapatero "puede que no sea muy inteligente". El Elíseo lo desmintió de inmediato. Y el jefe del Ejecutivo español se lo tomó como un elogio.
Durante las reuniones políticas, Bruni tendrá su propia agenda, que incluirá una visita con la Reina al Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía y un almuerzo con la esposa de Zapatero, Sonsoles Espinosa, al que se incorporarán Sarkozy y Zapatero para tomar café, antes de regresar a París.