Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sarkozy anuncia un referéndum sobre la autonomía de Martinica

El presidente francés, Nicolas Sarkozy. EFE/Archivotelecinco.es
El presidente francés, Nicolas Sarkozy, anunció hoy que organizará un referéndum sobre la autonomía del territorio caribeño de Martinica, al tiempo que cerró la puerta a la independencia de la isla.
"He venido a deciros claramente que tengo la intención de consultar a los martiniqueños sobre la evolución institucional de su territorio, tal y como la Constitución me autoriza", aseguró el jefe del Estado en su capital, Fort-de-France.
En su tercera visita presidencial a los territorios de ultramar, Sarkozy afirmó que los habitantes de la isla "serán libres de elegir el camino que quieren tomar", pero en ningún caso se "planteará la cuestión de la independencia".
"El debate del que hablamos no es el de la independencia, no se trata de organizar cualquier tipo de huida de la República. Martinica es Francia y seguirá siéndolo", destacó.
Con estas declaraciones, Sarkozy respondió a los cargos electos de Martinica que el pasado día 19 decidieron retrasar las elecciones regionales previstas para 2010, con la intención de preguntar a la población sobre los cambios institucionales y administrativos en la isla.
Sarkozy visitó Martinica cinco meses después de la huelga general que paralizó este territorio y Guadalupe durante semanas, en protesta por la carestía de la vida.
Martinica, territorio francés desde 1635, es en la actualidad y al tiempo territorio y un departamento de Francia.
Desde la revisión constitucional de marzo de 2003, los cargos electos de la isla tienen la posibilidad de pedir un cambio de estatus y el presidente puede organizar un referéndum en ese sentido.
En diciembre de 2003, los habitantes de Martinica y los de Guadalupe rechazaron en referéndum una reforma institucional que pretendía unificar el departamento y la región.
Ese mismo año, Córcega rechazó en referéndum una propuesta para ganar autonomía que fue firmemente apoyada por Sarkzoy, entonces ministro del Interior.
Con 1.100 kilómetros cuadrados de superficie y algo más de 400.000 habitantes, Martinica es uno de los principales territorios franceses de ultramar.