Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Senado da el visto bueno al nuevo régimen disciplinario militar y lo remite al Congreso para su aprobación definitiva

No elimina el arresto y permite suspender manifestaciones de militares y guardias civiles
El Pleno del Senado ha aprobado este miércoles --con el apoyo de PP, PSOE y Entesa Catalana pel Progrés y el rechazo de CiU e IU-- el proyecto de Ley Orgánica de Régimen Disciplinario de las Fuerzas Armadas y lo ha remitido de nuevo al Congreso, al haber incluido dos nuevas enmiendas, para que dé su visto bueno definitivo y pueda entrar en vigor poco más de un año después de que se iniciara la tramitación parlamentaria.
El paso de este proyecto de ley por la Cámara Alta ha supuesto la incorporación de dos enmiendas de carácter técnico que fueron presentadas por el Grupo Popular y que tras la negociación han sido respaldadas por los socialistas.
Con una de las enmiendas se amplían las garantías procesales para los militares destinados en buques de guerra. Así, la nueva redacción establece que durante la navegación de buques de guerra o en otras circunstancias excepcionales en las que no resulte posible la presencia de abogado se garantizará en todo caso al presunto infractor el asesoramiento y la asistencia de un militar de su confianza de la unidad o buque.
Asimismo, esta enmienda determina que al infractor se le facilitará la posibilidad de contactar por vía telefónica o telemática con un abogado de su elección que le asesore, eso sí, "siempre que las circunstancias lo permitan".
El segundo de los cambios incorporados al texto normativo establece que el recurso ante una sanción se deberá dirigir a la autoridad o mando superior al que impuso la sanción. No obstante, cuando la sanción sea decidida por el jefe del Cuarto Militar de la Casa del Rey, el recurso se interpondrá ante el ministro de Defensa.
POCOS CAMBIOS EN EL TEXTO
Tras la aprobación del proyecto de ley en el Senado, las nuevas incorporaciones al mismo hacen que el texto tenga que pasar de nuevo por el Congreso para que dé el visto bueno definitivo, lo que tendrá lugar previsiblemente en las próximas semanas.
El proyecto de Ley Orgánica de Régimen Disciplinario de las Fuerzas Armadas ha sufrido pocas modificaciones durante su tramitación parlamentaria con respecto al texto original remitido por el Gobierno y los únicos cambios han sido resultado del acuerdo entre PP y PSOE.
La principal novedad que se ha introducido en la norma ha sido que las manifestaciones que convoquen los miembros de las Fuerzas Armadas o de la Guardia Civil, siempre que sea haciendo uso de su condición militar, podrán ser suspendidas.
MANIFESTACIONES, FALTA MUY GRAVE
Según el texto acordado, las manifestaciones de "carácter político, sindical o reivindicativo" en las que se porten armas o se vista el uniforme conllevarán falta disciplinaria muy grave. Mientras, se quedarán en falta muy grave aquellas en las que se pronuncie o se haga "propaganda a favor o en contra de partidos o sindicatos o de sus candidatos".
Otra de las enmiendas transaccionales que pactaron PP y PSOE afecta al artículo 15 del proyecto de ley y se refiere al arresto por falta leve. En su redacción original, el texto establecía que "el arresto de uno a 14 días consiste en la permanencia del sancionado, por el tiempo que dure el arresto, en su domicilio o en el lugar de la unidad, acuartelamiento, base, buque o establecimiento que se señale en la resolución sancionadora". En el nuevo texto, se añade que "la restricción de libertad implica que el lugar de cumplimiento no puede ser una celda o similar".
En otra enmienda transaccional se añade un párrafo nuevo al artículo 22 en el que se deja claro que "la sanción de arresto prevista para las faltas leves podrá imponerse cuando se haya visto afectada la disciplina o las reglas esenciales que definen el comportamiento de los miembros de las Fuerzas Armadas".
Además, los dos partidos acordaron incluir en el proyecto una nueva disposición final cuarta que obligue al Ministerio de Defensa a "remitir al Observatorio de la vida militar, en el primer semestre del año, la memoria del ejercicio anterior con las estadísticas de la aplicación de esta ley orgánica sobre el número de procedimientos disciplinarios y las sanciones impuestas, especificando las infracciones cometidas según los diferentes apartados de faltas leves, graves y muy graves".
RECHAZO DE IU Y DE LAS ASOCIACIONES
En cuanto al resto de modificaciones al proyecto de ley de Régimen Disciplinario que PP y PSOE proponen, la mayoría se trata de "mejoras técnicas" que no suponen grandes cambios en el contenido del texto. Así pues, se confirma que el arresto como sanción para faltas leves, graves o muy graves seguirá en vigor a pesar de la oposición de otros partidos y de las asociaciones profesionales.
A este proyecto de ley los senadores de IU Jesús Enrique Iglesias y José Manuel Mariscal han presentado un veto que ha sido rechazado por PP y PSOE. En él se alegaba, entre otras cosas, que el texto "no respeta los principios de seguridad jurídica".
Además, los senadores se mostraban en contra del mantenimiento del arresto, rechazaban la inmediatez ejecutiva de las sanciones y reclamaban que la autoridad militar que sugiere la sanción sea diferente a la que la impone.
Asimismo, en el veto de IU se consideraba a la Guardia Civil un cuerpo policial más que militar, por lo que también rechazaba que se imponga a sus miembros el mismo régimen disciplinario que a las Fuerzas Armadas.
Las asociaciones profesionales de militares ya han mostrado su total rechazo tanto a este proyecto de ley como a otro que las Cortes aprobarán próximamente, como es la reforma del régimen transitorio de la Ley de la Carrera Militar, todavía pendiente de aprobación por el Consejo de Ministros.
Ante esta situación, los principales colectivos --la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), la Asociación Profesional de Suboficiales (ASFASPRO), la Asociación de Tropa y Marinería Española (ATME) y la Asociación de Militares de Tropa y Marinería (AMTM)-- están organizando movilizaciones. AUME ya ha puesto fecha a una primera concentración: el próximo 29 de noviembre en Madrid.