Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Senado reivindica su derecho a acoger debates como el de la consulta por su carácter territorial

CiU recuerda que la Constitución fija que los proyectos de ley propuestos por las CCAA sean debatidos en el Congreso
La práctica totalidad de los senadores que este miércoles han participado en el Pleno de la Cámara Alta han reivindicado su deseo de que sea el Senado y no el Congreso la sede que acoja debates como el celebrado ayer en la Cámara Baja sobre la consulta soberanista, al tratarse de una cuestión de carácter territorial.
Así lo han puesto de manifiesto todos los grupos, excepto CiU, al aplaudir la apreciación realizada por el senador del PP Ramón Rabanera durante su intervención en el debate sobre el proyecto de ley de renovación del concierto vasco, de que el debate celebrado ayer en el Congreso debería haber tenido lugar en el Senado por ser la cámara de representación territorial.
El deseo manifestado por el senador 'popular' no ha sido bien recibido por CiU. Así, con la Constitución en la mano, el senador catalán Ferrán Bell ha pedido permiso para intervenir tras la intervención de Rabanera para matizar que es la propia Carta Magna la que establece que los proyectos de ley propuestos por las Comunidades Autónomas sean debatidos en el Congreso.
El propio presidente del Senado, Pío García-Escudero, ha tomado la palabra a continuación para aclarar al senador Bell que lo único que ha hecho Rabanera ha sido manifestar su deseo de que este tipo de debates se celebren en la Cámara Alta. No obstante, he destacado que dicho deseo ha sido compartido "probablemente" por más del 80% de los senadores presentes en el debate, tal y como han demostrado con sus aplausos.
"Efectivamente por ser un debate de índole autonómico importantísimo, si la reforma del Senado estuviera hecha, tal y como pretendemos muchos de los senadores, se debería haber celebrado aquí. Ese ha sido el deseo que ha expresado el senador Rabanera", ha asegurado García-Escudero.
La explicación del presidente de la cámara no ha dejado satisfecho al Grupo Catalán. "Nuestro grupo lo que ha hecho ha sido posicionarse con un artículo de la Constitución", ha defendido el portavoz de CiU Josep Lluis Cleríes, quien además ha confesado que a su grupo le habría gustado que "hubiera un posicionamiento desde la presidencia un poco más de presidente de todos y todas los senadores y senadores".
"Con el mismo derecho y la misma cordialidad a la interpretación no sólo de la Constitución y del reglamento, la presidencia también tiene el derecho y la función de interpretar el contenido de los debates, a la vez de dirigirlos. Eso ha sido exactamente lo que he hecho", ha replicado García-Escudero, zanjando asimismo el debate.
No ha sido la única vez que el debate celebrado ayer en el Congreso sobre la propuesta del Parlamento catalán de ceder a la Comunidad la competencia para realizar la consulta soberanista ha surgido en las intervenciones de los senadores durante la discusión sobre la renovación del concierto vasco, aprobada por unanimidad.
LA 'TERCERA VÍA', AGOTADA
Así, el senador de CiU Ferrán Bell ha aprovechado su turno para sentenciar que ayer quedó claro durante el debate en la Cámara Baja que la 'tercera vía' que reclama un pacto fiscal para Catatuña ya no es posible y ha quedado agotada debido porque ni el Gobierno ni el principal partido de la oposición hicieron ninguna propuesta al respecto.
"Los de la 'tercera vía' tenían alguna esperanza pensaban que podrían empezar a rehacer esta propuesta, pero la respuesta fue: Constitución, Constitución, Constitución, no, no y no, y ninguna alternativa. Desde ayer ya no puede pensar nadie que una 'tercera vía' es posible, les dejan sin argumentos", ha asegurado.
Por ello, Bell ha defendido que ayer que se demostró que "no hay alternativa" al camino emprendido por la Generalitat. "La verdad es que sólo hay una única vía. Solo nos están dejando una vía a Cataluña", ha advertido.