Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Siria no negociará con Israel, a no ser que renuncie a los Altos del Golán

El ministro de Asuntos Exteriores sirio, Walid al Mualem, aseguró hoy que su país no volverá a negociar con Israel a no ser que deje claro que renunciará a los Altos del Golán, que ocupa desde 1967.
En una rueda de prensa tras la clausura del XXXVI Consejo de Ministros de Exteriores de la Organización de la Conferencia Islámica (OCI), Al Mualem señaló que Siria no volverá a "conversaciones improductivas" con Israel.
"Cuando decidamos hacerlo -agregó-, supondrá que lo haremos de acuerdo con las fórmulas y principios reconocidos internacionalmente, sobre la base de la liberación total del Golán hasta la frontera del 4 de junio de 1967".
Ese año, durante la guerra de los Seis Días, Israel ocupó los Altos del Golán sirios, junto con la península del Sinaí egipcio, que más tarde fue devuelta a El Cairo, Cisjordania, Gaza y Jerusalén Este.
Al Mualem hizo estas declaraciones después de que el miércoles pasado el portavoz israelí Mark Regeb afirmara que el primer ministro Benjamín Netanyahu estaba preparado para iniciar conversaciones de paz con Siria "de inmediato", siempre que no haya "condiciones previas".
Siria suspendió de forma indefinida las negociaciones de paz indirectas que mantenía con Israel desde mayo de 2008 por la ofensiva israelí de comienzos de este año contra la franja de Gaza, controlada por Hamás, cuyo máximo líder, Jaled Meshal, vive exiliado en Damasco.
Por otro lado, en el comunicado final de la reunión, los 57 países participantes en el encuentro de la OCI, que ha durado tres días, denunciaron las prácticas israelíes "inhumanas" contra el pueblo palestino y apoyaron su derecho a establecer un Estado independiente con Jerusalén como capital.
Además, censuraron el bloqueo israelí sobre la franja de Gaza, el aumento de los asentamientos judíos y el muro de separación en Cisjordania.