Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Societat Civil Catalana avisa de que el problema empieza tras el 9N y ve en las municipales el momento de máxima tensión

Llama a convencer a los catalanes de que "España no es un mal negocio" porque si una mayoría quiere la independencia, "al final Cataluña será independiente"
El presidente de Societat Civil Catalana (SCC), Josep Ramon Bosch, ha asegurado este lunes que el próximo 9 de noviembre, día para el que la Generalitat ha convocado la consulta soberanista, "no va a pasar nada" y "no va a existir una votación", pero que "el problema empieza a partir" de ese día porque "el reto independentista es muy serio". En este contexto, las próximas elecciones municipales representan, a su juicio, "el momento de máxima tensión".
"No es un juego de niños. Es una apuesta por la secesión muy clara", ha advertido Bosch durante la conferencia 'El desafío catalán a un mes de la consulta', organizada por la Asociación de Corresponsales de Prensa Extranjera en el Centro Internacional de Prensa en Madrid.
Así, ha advertido de que a partir del 10 de noviembre "va a haber en Cataluña una gran agitación" porque, según las encuestas, hay un 70% de catalanes que están a favor del derecho a decidir, y de que "el gran momento de agitación" serán los próximos comicios locales, en los que "la apuesta independentista podrán toda la carne en el asador".
"En mayo es cuando la situación puede ser más explosiva. Estamos en un problema de primer orden. Desde Societat Civil Catalana hacemos un llamamiento a todos los españoles, para que tomen conciencia de un problema que es de todos", ha manifestado.
En este sentido, ha defendido que es preciso "aunar esfuerzos entre los catalanes" y convencerles de que "España es un buen negocio", porque "si hay una mayoría de los catalanes que quiere la independencia, al final Cataluña va a ser independiente".
"No se pueden poner puertas al campo. Ni hay Constitución que lo pare, ni hay leyes que lo prohíban. Si hay una voluntad clara de catalanes que quieren la independencia, al final Cataluña será independiente", ha avisado.
Por todo ello, el presidente de SCC ha señalado que, "más allá de la aplicación de leyes, de suspensiones de consultas", lo que hay que hacer es transmitir a los catalanes "ese sentimiento de continuidad y esa voluntad de seguir siendo españoles". "Estamos a las puertas de una confrontación y queremos evitarlo", ha apostillado.
Asimismo, ha señalado que "los catalanes no independentistas no están movilizados" y que es ahí donde Societat Civil Catalana quiere trabajar. "Artur Mas está en un callejón sin salida. Esto puede acabar de dos formas: Mal, o muy mal. Vamos a intentar que acabe mal para que no termine muy mal", ha explicado.
A pesar de todo, Bosch ha asegurado que están convencidos de que aunque se van a vivir momentos de "tensión", España "no se va a romper" y que este desafío independentista será una "buena oportunidad" porque saldrá "una España más unida" en la que los catalanes se sentirán integrados.
"EL DISCURSO DEL MIEDO NO AYUDA"
Asimismo, ha avisado de que el "discurso del miedo no lleva a ninguna parte" y "no ayuda en nada" porque los catalanes independentistas convencidos se mueven por la ilusión, y los aspectos negativos de la independencia "no les afectan". En este sentido, ha defendido que lo que hay que hacer para frenar el desafío independentista es "hablar de forma positiva" y no "echar gasolina".
Preguntado sobre si el Gobierno está adoptando, a su juicio, una posición inmovilista, y sobre si debería dar más pasos, Bosch ha apuntado que el hecho de que haya surgido Societat Civil Catalana significa que existía una necesidad de ir "más allá de las leyes" y hablar de "sentimientos".
"El independentismo lo hace. Queremos hacer lo que no ha hecho el Gobierno: Explicarle a los catalanes que España es un buen negocio. El Gobierno ha dejado la sentimentalidad a los independentistas", ha insistido. "Los abogados del Estado pueden ser un camino pero no tienen que ser el único, tiene que haber otras puertas para llegar a un acuerdo", ha remachado.
LA TERCERA VÍA "NO VA A APORTAR NADA"
Sobre la llamada 'tercera vía', Bosch ha criticado que esta propuesta "no es más que la búsqueda de una salida de una serie de señores nacionalistas que han vivido muy bien". "Estoy hablando de gente que todos supongo ya sabéis a quién me estoy refiriendo, que se han buscado siempre la vida y que creen que esta puede ser su oportunidad", ha señalado.
"Es la hora de hacer política y no de terceras vías", ha reiterado, para añadir que, a su juicio, esa opción "ya está que superada". "La ola también les va a pasar por encima a todos ellos, creo que los promotores de estas terceras vías son gente caduca que no va a aportar absolutamente nada", ha sentenciado.
"Desde la sociedad catalana hemos de buscar junto con el resto de españoles una vía para poder salir del agujero en el que nos vamos a ver, porque no hemos llegado todavía al agujero, estamos yendo directos hacia él", ha apostillado.