Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Solbes cree que Londres no será el fin del capitalismo, pero sí una mejora clara

El vicepresidente del Gobierno y ministro de Economía, Pedro Solbes,durante la conferencia de prensa que ofreció hoy poco después de comenzar los debates en el plenario que la cumbre del G20 celebra en Londres. EFEtelecinco.es
El vicepresidente económico español, Pedro Solbes, consideró hoy que la cumbre del G20 de Londres no supondrá el fin del capitalismo, pero sí "una redefinición, una mejora muy clara" del sistema financiero internacional que en los últimos años ha demostrado que tenía "fallos muy importantes".
En un encuentro con los medios de comunicación poco después de comenzar los debates en el plenario de la cumbre, Solbes destacó la "clarísima voluntad" de acuerdo de todos los líderes, pero reconoció que continúan "los diferentes enfoques" sobre la necesidad de adoptar nuevos estímulos fiscales, sobre la reforma del sistema de supervisión y sobre los paraísos fiscales.
Según explicó, España, en su papel de mediador, intenta "buscar puentes".
Comparte la posición europea de que es necesario esperar a conocer los efectos de los estímulos fiscales adoptados hasta el momento antes de dar nuevos pasos, pero en sus intervenciones en los debates toma también en consideración las preocupaciones de EEUU, a favor de mayores esfuerzos.
En línea con las tesis defendidas por Francia y Alemania, Solbes consideró que "hay que ser prudentes", ya que el incremento del gasto en Europa "es mucho menos reversible que en otras zonas".
Como solución de consenso, según explicó, se animará a los países que tengan margen de maniobra a que den nuevos pasos, pero se tendrá en cuenta también las iniciativas puestas en marcha en los últimos meses y el gasto público que han comportado.
Sí hay acuerdo en la necesidad de hacer un esfuerzo adicional para dotar de mayores recursos al Fondo Monetario Internacional y a los bancos multilaterales de desarrollo, con el fin de que las economías emergentes y los países más pobres no se queden sin acceso a la financiación debido a la crisis.
España decidirá su aportación al FMI en el marco de la Unión Europea, que ya ha anunciado un préstamo de 75.000 millones de euros.
Según apuntó el vicepresidente económico español, también hay consenso en torno a la necesidad de avanzar hacia la erradicación de los paraísos fiscales, pero se discrepa en torno a si se adoptan ya medidas concretas o si se definen criterios de cara al futuro.