Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sortu emplaza al Gobierno vasco a "enfrentarse" a la política penitenciaria del PP y adoptar un papel "protagonista"

Dice que la izquierda abertzale está "llamada a encontrarse" con PNV, pero "la principal" discrepancia radica en el tema de presos
La portavoz de Sortu, Amaia Izko, ha pedido al Gobierno vasco que abandone su papel "de segundon" ante el Ejecutivo de Mariano Rajoy y "se enfrente" a su decisión "megalítica de mantener las políticas vulneradoras de los derechos fundamentales" de los presos, para adoptar él "un papel protagonista".
En una entrevista concedida a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, Izko explica que el PNV y la formación de la izquierda abertzale están "llamados a encontrarse" porque así lo demandan sus bases, pero ha apuntado que, en estos momentos, "la principal diferencia" entre ambas formaciones radica en la postura de los jeltzales sobre el tema de los reclusos.
La dirigente de Sortu no ha querido ocultar, de esta forma, que las diferencias en este momento son "importantes" de cara a la superación "del conflicto y las consecuencias del conflicto".
A su juicio, "en muchas ocasiones", existe por parte del PNV, "un interés porque ese proceso realmente no avance en la clave de dar pasos para ir construyendo el futuro" y ha lamentado que sus responsables "echen un capote a las propias políticas de Madrid" con sus declaraciones.
Amaia Izko cree que, de esta forma, "pone de manifiesto esa falta de interés" en el proceso "de avance en la resolución y en la normalización política y social de este pueblo".
"CAPOTE" DEL PNV A MADRID
En este contexto, ha señalado que la formación jeltzale, en el tema de presos, no sólo "echa un capote a Madrid", sino que hace "declaraciones responsabilizando a los propios presos de la situación de vulneración de derechos en las que están en estos momentos".
A su entender, ello supone "justificar lo que, a día de hoy, es una política criminal" como es "la dispersión o el mantenimiento de los presos con situación de enfermedad grave e incurable en la cárcel". "Cuando se hace responsable de esas situaciones al propio colectivo de presos y a los propios presos, lo que se está haciendo es cubrir las espaldas a quien, con nombres y apellidos, es responsable de esa situación, que está en Madrid", ha indicado.
Amaia Izko ha afirmado que Sortu "ha hecho un recorrido y ha dado pasos que facilitan ese acercamiento y ese avanzar en la construcción de un futuro de normalización social y política en un escenario democrático para este pueblo".
"Y estamos dispuestos, por supuesto, a dar muchos otros pasos siempre que sean en ese sentido de avanzar por ese camino de ir construyendo país poco a poco e ir construyendo esas bases democráticas sólidas para el futuro", ha dicho.
Además, ha recordado que Sotu tiene "un compromiso con los presos que se sitúan en la misma línea y proyecto de la izquierda abertzale y que quieren para este país el mismo futuro que el que plantea la izquierda abertzale". "No es cuestión de apreciar a unos presos y apreciar a otros, sino de colocarse con quien está en el mismo proyecto", ha añadido.
EL PERDÓN
Izko ha afirmado que la cuestión del perdón "es, desde luego, personal y subjetiva", en alusión a la Vía Nanclares. "El error fundamental y de base que hay en ese planteamiento que se hace por parte del Gobierno vasco es aceptar que ese perdón o arrepentimiento pueda ser una condición jurídica que se imponga a una persona para el cumplimiento o no de una condena, o incluso lo que es más grave todavía, aceptar que ese perdón o ese arrepentimiento sea una condición para el ejercicio de los derechos de una persona presa, que también los tiene", ha apuntado.
A su juicio, "eso es lo que se está haciendo cuando se condiciona el hecho de terminar con la dispersión a ese tipo de actitudes personales y colectivos de perdón y arrepentimiento".
La portavoz de Sortu cree que "la exigencia de perdón y de arrepentimiento es un error y forma parte de esa legislación de excepción, de chantaje y de venganza la exigencia de ese perdón".
"Los presos han hecho ya una reflexión profunda sobre el sufrimiento provocado durante todos estos años y en el sentido de caminar de forma individual por la vía de la legislación, pero yo creo que, en este momento, el obstáculo fundamental para cualquier tipo de pasos, para cualquier tipo de avance, es la propia legislación de excepción, esa ingeniería que el Estado español ha ido construyendo en torno a los presos políticos vascos para enfocarlo al chantaje, a la presión y a la venganza", ha indicado.
En este sentido, ha advertido de que esa postura "no va a permitir, posibilitar y ayudar a que realmente aquí se den pasos hacia la normalización y para cerrar el tema de los presos, como otras cuestiones de las consecuencias del conflicto".
A su juicio, desde instancias europeas "han venido importantes decisiones que han ido dinamitando esa ingeniería jurídica 'ad hoc' que se ha inventado el Estado para los presos, para impedir su salida y para que el cumplimiento de las penas sea un elemento de chantaje y de prisión", como la de la doctrina Parot o "la refundición" de las condenas del Estado español y de Francia "que va a permitir que, con la pena cumplida, salgan muchos presos de la cárcel".
No obstante, ha asegurado que "ni la solución ni la fórmula para abordar el tema de los presos ni para avanzar es que se consigan resoluciones judiciales europeas o en aplicación de la normativa europea".
En este contexto, ha destacado que debe haber "una voluntad política y una decisión política de cambiar esa legislación de excepción, con lo cual, desaparecida ésta, muchos presos volverían a casa con sus condenas cumplidas, y los primeros que volverían serían los presos con enfermedades muy graves".
DESARME
Amaia Izko ha apuntado que se ha visto "movimientos sustanciales" hacia el desarme de ETA "que no van a parar" y que "se van a seguir produciendo hasta el desarme total", y espera que también en el tema de política penitenciaria haya "cambios importantes".
"Creo que, en ese aspecto, debería jugar un papel muy importante y protagonista el propio Gobierno vasco, que no ha tomado todavía, y hacer frente a esa decisión ahora mismo megalítica del Gobierno español de mantener esas políticas vulneradoras de derechos fundamentales", ha añadido.
A su juicio, el Gabinete de Iñigo Urkullu debe "enfrentarse" al Ejecutivo de Rajoy porque "todo lo demás ya lo han agotado". "La posición del Gobierno vasco tiene que ser muy distinta en este tema y en otras cuestiones que la que ha mantenido hasta ahora de 'segundon' y de esperar a ver lo que hace o dice el Gobierno de Madrid", ha insistido, para precisar que "no es un capricho, sino una exigencia de la sociedad vasca".