Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sortu dice que las informaciones sobre una escisión "en absoluto tienen nada que ver con la Izquierda Abertzale"

El portavoz de Sortu, Pernando Barrena, ha asegurado que su formación tiene "por costumbre" no valorar "informaciones policiales", aunque ha precisado que la información aparecida en un medio de comunicación sobre una posible escisión, denominada 'IBIL', que apoyaría la lucha armada "en absoluto tiene nada que ver con la Izquierda Abertzale".
"Tenemos por costumbre no hacer declaraciones políticas sobre informaciones policiales, pensamos que no es bueno, no lo hacemos nunca y hoy vamos a romper esa costumbre", ha afirmado Barrena a preguntas de los periodistas. En cualquier caso, el dirigente de Sortu ha añadido que 'IBIL', en todo caso, "sería algo fuera de la izquierda abertzale y en absoluto tiene nada que ver con la izquierda abertzale".
Ya a mediados del año pasado las fuerzas de seguridad detectaron la existencia de una corriente crítica en el seno de la izquierda abertzale aglutinada en torno a las siglas IBIL (caminar), una corriente favorable a seguir con la lucha armada, según informaron entonces a Europa Press altos representantes de la lucha antiterrorista.
Estas fuentes explicaron que, para esta corriente, la actual estrategia de la izquierda abertzale supone una humillación y consideran que lo que se ha hecho ha sido "ponerse de rodillas" ante el Estado. Además critican también que los actuales dirigentes de Sortu han dejado de lado las raíces marxistas-leninistas de la Batasuna original.
IBIL (caminar) no es el único movimiento dentro de la izquierda abertzale que aboga por volver a la esencia ideológica del movimiento. Hay más colectivos que protestan, entre otras cosas, por la desaparición de la tradicional organización participativa y asamblearia que se ha perdido tras la creación de Sortu, un partido de estructura tradicional con estatutos, cuotas y afiliados.
En cualquier caso, estas fuentes advertían de que se trata de corrientes todavía minoritarias dentro de la izquierda abertzale sin capacidad para forzar cambios en la estrategia considerada posibilista.