Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo da la competencia a Barcelona frente a Madrid para vender de Cacaolat

El Tribunal Supremo ha otorgado la competencia para la venta de Cacolat a los juzgados mercantiles de Barcelona frente a la reclamación presentada por el Juzgado Mercantil número 6 de Madrid, que tramita el concurso de acreedores de Clesa, propietaria del 95% de las acciones de la firma de batidos, según el auto dictado el pasado 4 de octubre.
"La competencia por tanto, corresponde al juez del territorio donde la empresa concursada tenga el centro de sus intereses principales. Por ello el competente en el concurso de Cacaolat será el juez de Barcelona", concluye el Pleno de la Sala de lo Civil del Alto Tribunal.
De esta forma, el Supremo desestima la petición del magistrado Francisco Javier Vaquer que reclamaba que los juzgados de Barcelona se inhibieran a favor de los de Madrid en la autorización de la venta de Cacaolat, suspendida hasta ahora a la espera de esta resolución.
El conflicto surge porque el juez de Madrid quiere vender el 95% de las acciones de Clesa en Cacaolat, mientras que al de Barcelona le corresponde la venta de las unidades productivas de la productora de batidos, ambas empresas pertenecientes al grupo Nueva Rumasa.
A partir de ahora, el Supremo notificará su resolución a los cuatro posibles interesados en hacerse con el control de Cacaolat: Vichy Catalán, el grupo Victory Corporate, Capsa, propietaria de Central Lechera Asturiana, y Ruores Reengieneering.
El juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid ya autorizó a la administración concursal de Clesa a vender el 95% de Cacaolat por un mínimo de 20 millones de euros con el fin de disponer de liquidez para hacer frente a sus deudas, entre ellas las que tiene contraídas con proveedores y con su plantilla.
Este juzgado también rechazó la oferta presentada por Corporación Alimentaria Peñasanta (Capsa), la única recibida, por "no cumplir las bases del proceso de venta". La compradora ofrecía 20,05 millones de euros por las acciones de Cacolat en Madrid y también formalizó una oferta en el proceso de venta iniciado en Barcelona.
Por su parte, el juzgado Mercantil de Barcelona había autorizado también la venta de las unidades productivas y marcas de Cacaolat y había asegurado que la tramitación del procedimiento de Cacaolat estaba muy avanzada, antes de la presentación de esta solicitud al Supremo, que paralizó la venta.
La oferta más favorable es la presentada por la alianza formada por Damm, Cobega y Victory Turnaround, que han puesto sobre la mesa 75 millones para quedarse con la firma de batidos desbancando al resto.