Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Suspenden el acto de conciliación por las declaraciones del obispo sobre el menor transexual

El acto de conciliación previsto para este lunes en el Juzgado de Primera Instancia número 13 de Málaga solicitado por la representación legal de la madre del menor transexual que se siente niña, a raíz de unas declaraciones realizadas por el obispo de Málaga, Jesús Catalá, sobre este caso, se ha suspendido hasta el próximo día 28.
El abogado de la madre de Gaby, Oliver Roales, ha explicado que se ha suspendido con la intención de poder llegar a un acuerdo de conciliación y ha apuntado que ha habido "predisposición" por parte de la representación legal del obispo --que no ha acudido personalmente al acto--. El letrado considera "fundamental" que se reconozca "públicamente" que son "inciertas" las manifestaciones.
En la demanda de conciliación presentada se pedía que reconociera que en un desayuno informativo declaró que desde la Fundación Diocesana de Enseñanza Santa María de la Victoria, del Obispado y de quien depende el colegio en el que entonces estaba el escolar, "defienden al niño en sus derechos como ser humano, le respetan en su identidad en contra del abuso de la Junta y de su madre".
Asimismo, en el documento, al que ha tenido acceso Europa Press, se señalaba que el obispo también afirmó que "hay informes que insisten en que no se debe intervenir o dirigir la sexualidad del menor", así como que "forzada por la madre, la Administración andaluza obliga a un tratamiento que puede perjudicar al menor"; manifestaciones que fueron recogidas por medios de comunicación.
Así, se instaba a que "reconozca expresamente que es incierto que mi representada haya realizado conducta alguna de abuso sobre la niña o que la haya sometido a tratamiento dañino de cualquier tipo, no la respete en su identidad sexual o haya realizado conducta alguna de manipulación sobre su sexualidad" y, por tanto, que admita que las declaraciones "atentan contra el honor de mi representada".
En este sentido, se argumentaba que atentarían, "en cuanto son ofensivas a su dignidad, imagen pública y buen nombre como madre de la menor", insistiendo en el escrito en que "se retracte de las afirmaciones y valoraciones transcritas, manifestando expresamente que no se atienen a la realidad a fin de restablecer el buen nombre, dignidad, imagen y honor de mi patrocinada".
Por eso, se instaba a que se dirija una nota de prensa retractándose y se apuntaba que el mayor interés es "el restablecimiento del honor y la imagen pública" mediante una reparación pública, por lo que no se ha pedido aún indemnización "por el daño moral causado, pese a la gravedad del mismo", aunque se añade que esta parte se reserva el derecho a dicha reclamación económica.