Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El TC reitera que para revisar los "límites de la acción política" no se puede vulnerar la Constitución

Hace especial mención a las resoluciones sobre el "proceso de desconexión" planteado por el Gobierno de Cataluña
El Presidente del Tribunal Constitucional, Francisco Pérez de los Cobos, ha entregado este viernes al Rey un ejemplar de la Memoria correspondiente al ejercicio 2015 en el que se hace una especial mención a las resoluciones dictadas en relación con las consultas populares y el denominado "proceso de desconexión" planteado por el Gobierno autonómico de Cataluña. Advierte que en ellas se ha establecido que para revisar "los límites constitucionales de la acción política" hay que seguir los cauces que marca la propia Carta Magna.
Se trata de las sentencias dictadas para resolver las impugnaciones presentadas contra la reforma de la ley de consultas populares de Cataluña; contra la convocatoria por la Generalitat de la consulta popular no referendaria sobre el futuro político de la Comunidad Autónoma el 9 de noviembre de 2014; la relacionada con el recurso sobre las actuaciones de la Generalitat relacionadas con dicha convocatoria; y la sentencia relativa a la resolución aprobada por el Parlamento de Cataluña tras los resultados de las elecciones del 27 de septiembre de 2015
Con esas cuatro sentencias, según destaca el TC en su Memoria, "el Tribunal ha resuelto las cuestiones planteadas desde la única perspectiva para la que resulta competente -la jurisdiccional, y no la política-, y de conformidad con el parámetro que debe regir su enjuiciamiento, esto es, la adecuación a las normas y principios de la Constitución, por cuyo respeto tiene la obligación de velar".
En todas ellas, y de nuevo de forma unánime, "el Tribunal ha reiterado los límites constitucionales de la acción política, recordando que éstos no son inmodificables, pero que su revisión requiere seguir los cauces de reforma establecidos en el propio texto constitucional".
La memoria también refleja un un "notable aumento" de su "productividad" del órgano de garantías durante el pasado año, cuando dictó un total de 9.068 resoluciones.
Pleno, Salas y Secciones dictaron 9.064 resoluciones (un 22,3% más que en 2014) y resolvieron 8.759 asuntos (un 25,7% más), actividad que ha permitido reducir el número de asuntos admitidos y pendientes de sentencia en un 23,76%. La litigiosidad constitucional experimentó, en términos generales, un leve descenso (6,46%); pese a ello, durante el año pasado ingresaron en el Tribunal un total de 7.369 asuntos, de los cuales 7.203 fueron de amparo.
(HABRÁ AMPLIACIÓN)