Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El TS condena a dos días de arresto a un militar por su actitud "irrespetuosa" hacia un superior

El Tribunal Supremo ha confirmado la condena de dos días de arresto en Unidad impuesta a un cabo primero del Ejército del Aire destinado en el acuartelamiento de Tablada (Sevilla) por su actitud "descortés" e "irrespetuosa" hacia un superior, en concreto un teniente.
En la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, la Sala de lo Militar rechaza el recurso interpuesto por el condenado contra el fallo del Tribunal Militar Territorial Segundo que lo condenó a dos días de arresto por una falta leve recogida en el Régimen Disciplinario de las Fuerzas Armas.
De este modo, el militar habría incurrido en una falta leve según la cual se sanciona "la falta de respeto a superiores, y, en especial, las razones descompuestas o desatentas a las mismas".
Los hechos tuvieron lugar el 11 de octubre de 2012, cuando un teniente se encontraba en las dependencias de la Secretaría General de la Agrupación y se encontró con el militar condenado, al que señaló 'hombre, te estás dejando la barba', contéstandole el condenado 'qué bien me viene que me haga usted esa observación'.
A continuación, el cabo le mostró un informe médico relativo a una intervención quirúrgica que había tenido hacía algún tiempo que le impedía afeitarse diariamente, informe que fue entregado en días previos a un superior del condenado, quien ante lo ilegible de su contenido había solicitado al cabo que presentara un nuevo informe médico que fuera comprensible.
Tras conseguir leer el informe, el teniente le comentó que "le parecía bien", pero que debería ser ratificado por un médico militar, a lo que el cabo contestó "en tono irónico" que 'menos mal que usted lo ha leído, porque si yo voy a la doctora a pedirle que me lo escriba de nuevo va a pensar que soy gilipollas'.
Tras ese comentario, el teniente se dirigió al cabo primero diciéndole 'no, dile a la doctora que el gilipollas soy yo', y tras esta "situación violenta" el teniente decidió que el cabo lo acompañara a su despacho a fin de reprenderle su conducta, ante lo cual el condenado "comenzó a reírse de forma chulesca".
Por este motivo, se impone al cabo primero una sanción de dos días de arresto en unidad.