Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El TSJC suspende temporalmente que cinco centros impartan el 25% de clases en castellano

Fijó el 25% para dar respuesta a cinco familias que pedían enseñanza bilingüe
El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha suspendido temporalmente que cinco centros catalanes --cuatro concertados y uno público-- impartan el 25% de clases en castellano, después de haber fijado por primera vez este porcentaje para dar respuesta a cinco familias que pedían medidas a la Generalitat para garantizar la educación bilingüe de sus hijos.
Es una suspensión temporal que responde a escritos presentados por estas escuelas ante el plazo de un mes --ya agotado-- que tenían para ejecutar las resoluciones que fijaban este porcentaje de clases.
La suspensión se dicta ahora hasta que se resuelvan definitivamente sendos recursos presentados por la Fundació Escola Cristiana de Cataluña (FECC) --que representa a los cuatro centros concertados--, de las ampas y de la Conselleria de Enseñanza, que defienden el modelo de inmersión lingüística.
Los cinco centros pidieron personarse en la causa y anular la aplicación del 25%, reclamando que no habían podido ser parte del proceso y alegando además que los propietarios de las escuelas concertadas eran las titularidades y no los directores --a quienes se dirigió el TSJC para que cumplieran las resoluciones--.
A principio de abril, el TSJC suspendió temporalmente la aplicación del 25% en tres de los centros afectados, y este viernes se ha sabido la suspensión de los otros dos: la Escola Pia de Sarrià de Barcelona y el Institut Alba del Vallès de Sant Fost de Campsentelles.
Tras conocerse las primeras suspensiones, la Fundació Escola Cristiana de Cataluña aseguró que la decisión da una "mayor tranquilidad" a las direcciones de los centros hasta que se resuelva definitivamente el contencioso, un posicionamiento que compartió la consellera de Enseñanza, Irene Rigau.