Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Times Square vuelve a la normalidad tras una falsa alarma de seguridad

La normalidad regresó hoy a la céntrica plaza de Times Square de Nueva York tras la alarma causada por la presencia de una furgoneta sospechosa, que obligó a desalojar la sede del mercado tecnológico Nasdaq y otros edificios de la zona.
Las autoridades permitieron el retorno de los agentes de bolsa a sus puestos de trabajo y reabrieron el tráfico en la zona, después de examinar con un robot el vehículo en cuestión, un Dodge de 1992, que se creía que llevaba varios días abandonado en una zona de carga y descarga comercial.
También despertó las sospechas de la policía el hecho de que el vehículo tuviera las lunas ahumadas y además estuvieran ocultas con una lona interior, no portara matrícula y en el salpicadero se pudiera ver un letrero con el nombre de un cuerpo de seguridad estadounidense inexistente.
Finalmente, la furgoneta resultó ser propiedad de uno de los numerosos vendedores ambulantes apostados en este emblemático punto de Manhattan, por el que transitan cada día miles de turistas y en el que el jueves se celebrará la fiesta de Noche Vieja.
Al levantarse la alerta, el Nasdaq volvió a la normalidad y prosiguió con una jornada marcada por un bajo volumen de negocio en los mercados financieros debido a las festividades navideñas.
Precisamente, está previsto que el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, participe hoy en la ceremonia de clausura de la sesión en el parqué tecnológico, que se encuentra inmerso en las celebraciones de su décimo aniversario, cumplido el pasado 28 de diciembre.
El susto provocado por este incidente resaltó la sensación de alerta que se vive estos días en EE.UU., tras el fallido atentado contra un avión el día de Navidad cuando este aterrizaba en Detroit (Michigan) procedente de Amsterdam.
El nigeriano Umar Farouk Abdulmutallab trató de hacer estallar el vuelo 253 de Northwest, con destino a Detroit, en el que viajaban 278 pasajeros.
La policía de Nueva York ha puesto en marcha en los últimos días un estricto dispositivo de seguridad, particularmente en la plaza del Times Square, en la que cerca de un millón de personas se congregarán el jueves para dar la bienvenida al 2010.
El despliegue policial incluye desde detectores de emisiones de radiación y sustancias biológicas, hasta francotiradores apostados en puntos elevados de la zona, y, como en años anteriores, no se permitirá el acceso a la plaza con mochilas, bolsos grandes o bebidas alcohólicas.
Al igual que en anteriores ocasiones, también se ha reforzado todo tipo de controles en el Times Square y calles aledañas, en las que también se restringirá mañana el tránsito de vehículos.
De todas formas, el jefe de la Policía de Nueva York, Ray Kelly, aseguró esta semana que el incidente del día de Navidad no ha aumentado el nivel de alerta de las autoridades, ni han cambiado sus planes de seguridad.