Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UPyD reclama el miércoles al Gobierno una auditoría completa del fútbol profesional y de las ayudas públicas recibidas

Censura que los clubes, habiendo recibido ayudas públicas y pese a seguir teniendo deudas, continúan "inflando" el mercado de fichajes
El grupo parlamentario de UPyD defenderá este miércoles en el Congreso una proposición no de ley pidiendo al Gobierno que realice, con las autoridades de control de la competencia y con el Tribunal de Cuentas, "una completa auditoría al fútbol profesional" y de las subvenciones y ayudas públicas, directas o indirectas, que han recibido los clubes para ver su compatibilidad con las normas de competencia españolas y europeas.
El origen de esta iniciativa, recogida por Europa Press, es el expediente abierto en diciembre de 2013 por el comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, a una serie de equipos de fútbol profesional españoles para esclarecer si estos habían recibido ayudas públicas incompatibles con las normas comunitarias.
Por un lado, la Comisión investiga el estatus fiscal de los tres cuatro clubes a los que se permitió no convertirse en sociedades anónimas (Real Madrid, Barcelona, Athletic Club de Bilbao y Osasuna), ya que pueden tributen en el Impuesto de Sociedades un 25 por ciento en lugar de un 30 como el resto.
Y por otro, se investiga al Real Madrid por si recibió ayudas públicas ilegales en la recalificación de su antigua Ciudad Deportiva, así como los avales que la Generalitat valenciana otorgó a los préstamos de 118 millones que recibieron el Hércules, el Elche y el Valencia.
PATROCINIOS, RECALIFICACIONES, CESIONES.
Según UPyD, "las ayudas públicas, directas o indirectas, a los clubes de fútbol profesional españoles son un hecho de sobra conocido y muy extendido en nuestro país" y cita como ejemplo "la publicidad de ayuntamientos, diputaciones provinciales o comunidades autónomas en las camisetas de los equipos u otros patrocinios de entidades públicas (consejerías de turismo, televisiones autonómicas, etc.)".
También menciona casos de que "un Ayuntamiento recalifique terrenos para favorecer la venta de un estadio y la construcción de uno nuevo, o que directamente se dedique a construir dichos estadios para sus equipos locales, cediéndolos después a los clubes de fútbol profesional a asequibles precios, muy alejados de los de mercado".
El partido que encabeza Rosa Díez subraya que "desgraciadamente, las innumerables ayudas públicas que ha recibido el fútbol profesional tampoco han conseguido o favorecido que los equipos tengan una saneada situación económica, sino que ha colaborado precisamente a lo contrario".
De hecho, censura que los equipos destinan "cada vez mayores gastos a fichajes multimillonarios, inflando un mercado que la postre se ha vuelto en su contra, como lo demuestra la situación concursal en la que se encuentran o han pasado nada menos que 20 equipos españoles, cuyos concursos han podido salir adelante sin recurrir a la liquidación solo gracias (una vez más) a fondos públicos de instituciones o entidades controladas por los partidos políticos, como Cajas de Ahorros o otros entes del sector público, que han condonado o refinanciado las deudas existentes, con una finalidad claramente electoralista".
Además, y a pesar de "los esfuerzos" del Consejo Superior de Deportes (CSD) y la Liga de Fútbol Profesional (LFP), los clubes de fútbol españoles aún tienen deudas pendientes con Hacienda (más de 540 millones, según la última cifra), que ya se ha pactado no se devuelvan en su totalidad hasta el año 2020-, algo que a su juicio contrasta con "el trato que ese organismo público suele dispensar a ciudadanos anónimos normales".
"Esta situación supone también un importante agravio no sólo hacia el resto del deporte no profesional (cada vez más precarizado y abandonado), sino incluso para los equipos de fútbol semi-profesionales que juegan en 2ª División B y Tercera División o categorías inferiores", añade.
En su opinión, "estos equipos afrontan mayores dificultades financieras que los clubes profesionales y sin embargo carecen de sus ayudas, viendo como sus ingresos por patrocinios y publicidad caen en picado, ayudados también por la falta de una cultura y una Ley de Mecenazgo eficaz que pueda impulsar el deporte amateur".
Por otro lado, la formación magenta llama la atención sobre "la cercanía entre los clubes de fútbol profesional, sus gestores y los políticos de uno y otro color, que se ha gestado en los famosos palcos VIP de muchos estadios, ejemplo vivo de una forma de hacer negocios en España caracterizada en demasiadas ocasiones por el amiguismo y la corrupción".
Su conclusión es que "estas ayudas no sólo contravienen el derecho europeo y suponen una ventaja para nuestros equipos con respecto a los del resto de Europa, sino que suponen también un importante agravio hacia el resto de la ciudadanía y el mundo empresarial, en una situación de acuciante crisis como la que vivimos actualmente".
EVITAR SOSPECHAS SOBRE LA MARCA ESPAÑA
Lo que no quiere UPyD es que los éxitos deportivos de 'La Roja' y de los equipos de fútbol, que "sin duda potencian la llamada 'Marca España'", se vean ahora "ensombrecidos" por estas ayudas cuestionadas, "que se perciben en el exterior como competencia desleal y que provocan una creciente e injusta sospecha sobre todo el deporte español".
"A esa sensación contribuye sin duda que, contando con una Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) y las correspondientes autoridades de la competencia autonómicas (con un presupuesto considerables todas ellas) haya tenido que ser la Comisión Europea la única que haya abierto una investigación sobre la materia", apostilla.