Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Urdangarin admite que se reunió con Matas en Marivent para abordar futuros proyectos

Iñaki Urdangarin ha admitido durante su declaración en el juicio del caso Nóos, que se ha reanudado pasadas las 9.15 horas, que en verano de 2003 mantuvo un encuentro "informal" con el expresidente del Govern Jaume Matas en Marivent donde, en el marco de un partido de pádel, definieron su colaboración de cara a la puesta en marcha de futuros proyectos entre el Ejecutivo balear y el Instituto Nóos.
Más en concreto, durante la reunión, tal y como ha explicado a preguntas del fiscal anticorrupción Pedro Horrach, el exduque de Palma trasladó a Matas y al exdirector general de Deportes del Govern José Luis 'Pepote' Ballester la posibilidad de que el Govern patrocinase el equipo ciclista Illes Balears-Banesto, un proyecto cuya exclusividad ha atribuido al empleado de Nóos Juan Pablo Molinero. "Fue realmente él quien gestionó el proyecto, era su gran afición".
"En cuanto conozco que Molinero tiene la exclusividad y el Govern balear perdió entonces sus dos grandes proyectos deportivos, me pareció una buena idea que Molinero y 'Pepote' pudieran hablarlo", ha manifestado el acusado, quien ha justificado así el hecho de que más adelante Matas, Ballester y él mantuvieran el encuentro en la residencia palmesana de la Familia Real.
Preguntado por si fue Matas quien adoptó la decisión de poner en marcha la iniciativa en las islas, ha apuntado que "me pareció que Ballester no podía tomar solo la decisión, sino necesitaba la aprobación" del expresidente, motivo por el que se reunieron en Marivent.
Fue tras ello cuando el Govern contrató a Nóos Consultoría Estratégica -una de las empresas que conformaban el entramado a través del cual tanto Urdangarin como su exsocio Diego Torres se habrían apoderado de más de seis millones de euros de las Administraciones públicas- para llevar a cabo las tareas encomendadas a la oficina del proyecto ciclista.
De acuerdo a las investigaciones, el Ejecutivo autonómico acabó abonando 54.520 euros para el seguimiento de la repercusión del Illes Balears; 174.000 -por parte de la fundación Illesport- por la creación de la oficina del proyecto de este equipo deportivo, y 116.566 -por parte del Instituto Balear de Turismo (Ibatur) por la elaboración de material promocional del club ciclista.
Urdangarin ha negado que presupuestase él mismo la oficina del proyecto de la que se encargaría su empresa en 300.000 euros anuales aproximadamente, y ha asegurado desconocer quién cifró la iniciativa en esta cantidad.