Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Urkullu dice que los "vetos cruzados" de las cuatro grandes formaciones hacen "probable" que haya nuevas elecciones

Afirma que, si Ciudadanos modifica sus planteamientos sobre el Concierto y la recentralización, para el PNV "no hay líneas rojas"
El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha considerado que "entra dentro de lo posible y probable" que se repitan las elecciones generales en el Estado como consecuencia de los "vetos cruzados" de las "cuatro grandes formaciones" del Estado. Además, ha destacado que, si Ciudadanos modifica sus planteamientos sobre el Concierto Económico y la recentralización, para el PNV "no hay líneas rojas".
Asimismo, ha reconocido que el PSOE debería asegurarse previamente el apoyo de otras formaciones antes que contar con el del PNV para "una suma garantista de estabilidad", y ha subrayado que, si Ciudadanos modifica sus planteamientos sobre el Concierto y la recentralización, para el PNV "no hay líneas rojas".
En declaraciones a Onda Cero, recogidas por Europa Press, el presidente del Gobierno vasco ha recordado que 2016 es año electoral en Euskadi, y ha destacado que actualmente está centrado en la legislatura vasca y "no condicionado por lo que pueda suceder en el Estado".
En este sentido, ha reconocido que "entra dentro lo posible y probable" que se repitan las elecciones generales en el Estado, ya que "da la impresión de que, por mucho que se haya dado un inicio de conversaciones, hay planteamientos que pueden reiterarse como vetos cruzados" que harían imposible una sesión de investidura.
"Da esa impresión, aunque ojalá no fuera así por la estabilidad que necesita el Estado. Me da la impresión que los planteamientos cruzados de las cuatro grandes formaciones no auguran la posibilidad de un gobierno con una mínima estabilidad", ha indicado.
En este contexto, ha valorado el planteamiento del PNV de no poner líneas rojas ni vetos en el inicio de los contactos para conformar gobierno, "pero tampoco cheques en blanco", algo que vale para cualquier candidato.
"El PNV es un partido con una implantación en el País Vasco y Navarra, aun cuando ha participado siempre en la política del Estado con absoluta responsabilidad. Hemos ofrecido apoyos de investidura a candidatos de PP y PSOE, pero somos conscientes de cuál es nuestra representación", ha indicado.
Por ello, ha remarcado que el PSOE debería asegurarse previamente el apoyo de otras formaciones antes que contar con el del PNV para "una suma garantista de estabilidad".
ACTUALIZACIÓN DEL AUTOGOBIERNO
Preguntado de qué depende el apoyo del PNV al PSOE, el lehendakari ha remarcado que la formación jeltzale tiene su primera responsabilidad en Euskadi y, por ello, cree necesario saber cuál es la posición socialista respecto al autogobierno y su actualización. "Lo primero es el desarrollo del autogobierno en su actualización", ha insistido.
"También conocer su posición sobre el desarrollo de una economía productiva que mire por el bienestar de vascos y respecto al ámbito de la convivencia política normalizada en el País Vasco tras muchas años de una historia negra condicionada por el terrorismo", ha añadido.
En este aspecto, ha afirmado que, dentro de un final ordenado para el final del terrorismo, tiene que haber un planteamiento de "desarme completo y verificable por parte de ETA", y ha indicado que el Gobierno vasco ofreció un plan de desarme a finales de 2014 que conduzca a una desaparición de la organización terrorista.
"Por otra parte, dentro de ese final dialogado de la violencia, hay ámbitos que inciden en la convivencia política, como puede ser una política penitenciaria más flexible ajustada al cumplimiento por parte de los presos de la legalidad, pero con el ánimo de la reinserción", ha expresado.
"En lo que es la convivencia social, no es que sea un planteamiento del PNV, sino que son postulados aprobados en el Parlamento vasco. Hace 20 años que se está reclamando un acercamiento de las personas privadas de libertad a las cárceles más próximas", ha recordado.
PARTIDO POPULAR
El presidente vasco se ha mostrado crítico con "este Partido Popular" de los "últimos cuatro años" y ha reconocido que con él a los vascos les ha ido "muy mal".
"No sé si hay otro PP, pero el 15 de septiembre de 2014 plantee a Mariano Rajoy por quinta vez los planteamientos que como lehendakari vengo trasladando. Hay todavía 24 materias no transferidas y del orden de 20 materias recurridas al Constitucional por parte del Gobierno. No ha habido ninguna respuesta", ha lamentado.
CIUDADANOS
Por último, y en referencia a Ciudadanos, ha afirmado que el PNV no es "incompatible" con la formación liderada por Albert Rivera, sino que es Ciudadanos "quien parece que nos tiene por incompatibles".
"Son ellos quienes han dicho que su objetivo es suprimir el Concierto, la recentralización... En ese sentido, es un planteamiento excluyente para quienes somos nacionalistas", ha considerado, para añadir que, si quien quiera ser presidente del Gobierno tiene la necesidad de apoyarse en Ciudadanos y asume estas cuestiones, "es muy difícil, por no decir imposible, que cuente con nuestro apoyo".
Pese a todo, ha reconocido que, si Ciudadanos modifica estos planteamientos, para el PNV, "no hay líneas rojas", aunque "son ellos quienes se han expresado en este sentido".