Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Urkullu dice que la fusión de las cajas fracasó porque PSOE y PP no se impusieron

El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, durante su intervención en el ciclo sobre las elecciones vascas del Fórum Europa celebrado hoy en Madrid. EFEtelecinco.es
El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, ha dicho hoy que la fusión de las cajas vascas -BBK, Kutxa y Caja Vital- fracasó porque las direcciones nacionales del PSOE y el PP no impusieron su criterio al PSE y al PP vasco.
En un desayuno informativo organizado por el Fórum Nueva Economía, Urkullu se ha referido al proceso iniciado en 2005 para la fusión de las tres cajas vascas, que, a su juicio, "se abortó" por una estrategia electoral entre el PSOE y el PP vasco para gobernar las instituciones alavesas y por "el control de Caja Vital, para castigar al PNV".
Preguntado por si la fusión habría salido adelante si hubiera dependido sólo de la dirección nacional del PSOE, éste ha respondido: "sospecho que si" y ha desvelado que mantuvo reuniones en ese sentido con dirigentes socialistas.
Urkullu ha desvelado que mantuvo reuniones con miembros de la dirección nacional del PSOE en Madrid.
"Había todo un parabién para la fusión de las cajas", ha comentado Urkullu, quien se ha referido al último intento para lograr una "fusión a dos" de la BBK y la Kutxa, al que se incorporaría la caja alavesa.
Ha advertido de que PSOE y PP han usado esta cuestión como castigo al PNV, pensando que habrá un cambio en la representación de las cajas como consecuencia de las elecciones autonómicas.
En ese sentido, ha dicho que la no fusión provocada por la actitud del PP, del PSOE, por determinados agentes sociales y por los que "se dicen abertzales y progresistas" hará que el País Vasco tenga "una herramienta menos que utilizar para hacer frente a la crisis".