Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Urkullu reconoce que la situación económica es "dura" pero asegura que Euskadi "no se resigna"

Afirma que el País Vasco debe "ganar su propio espacio y reconocimiento en el mundo"
El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha reconocido que la situación económica y laboral es "dura y difícil", aunque ha asegurado que Euskadi "no se resigna y va a luchar por salir adelante".
Urkullu ha lanzado este mensaje durante una recepción a un grupo de jóvenes de origen vasco procedentes de Argentina, Chile y Estados Unidos, que se encuentran de visita en Euskadi en el marco del programa 'Gaztemundu'.
En su intervención durante el acto, celebrado en la sede de la Presidencia del Gobierno autonómico, en Vitoria, el lehendakari se ha referido a la complicada situación económica de la comunidad autónoma. Este mismo martes, se han dado a conocer los datos de desempleo registrados en agosto, que indican que el número de parados ha aumentado en 1.514 personas respecto a julio.
El presidente del Ejecutivo autonómico, tras dar la bienvenida a los 15 jóvenes argentinos, chilenos y estadounidenses de origen vasco que este año han viajado a la comunidad autónoma, ha reconocido que "la realidad es dura y difícil". No obstante, ha asegurado que Euskadi "no se resigna y va a luchar por salir adelante". Según ha indicado, uno de los ejes sobre los que debe articularse la recuperación de la economía es la internacionalización de las empresas.
Por otra parte, ha destacado que el País Vasco debe "ganar su propio espacio y reconocimiento en el mundo global". Este pasado lunes, el lehendakari ya afirmó que Europa es "el horizonte de los vascos del siglo XXI", y subrayó que "el gran desafío, la gran oportunidad, de la nación vasca, consiste en encontrar nuevas formas de organización política capaces de superar las estructuras rígidas en las que se han asentado las realidades estatales".
En materia de pacificación, se ha felicitado por haber podido dejar atrás "el lastre del terrorismo" de ETA. Tal y como ha afirmado, la banda "ha empezado a formar parte de un pasado que no podemos olvidar, pero que tenemos que superar". Urkullu ha defendido la necesidad de abrir "un nuevo horizonte de convivencia" y de "poner en primera línea los valores de apertura, trabajo bien hecho, solidaridad y honestidad" de los vascos.