Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Urkullu reivindica la "estabilidad" de Euskadi frente a los riesgos de la "parálisis" política española

Ve con "inquietud" la repetición de las elecciones generales y elude precisar la fecha de las autonómicas
El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha destacado que frente a la "parálisis" política que obliga a repetir las elecciones generales y que sitúa al Estado español en una situación de "riesgo", los acuerdos y la "estabilidad" alcanzada en Euskadi hacen que la situación de la comunidad autónoma sea diferente. Urkullu no ha precisado cuándo serán los comicios autonómicos, pero ha confiado en que los vascos "perciban" esa diferencia.
El presidente del Gobierno autonómico ha participado este lunes en el 'I Foro Económico de Álava', en el que ha expresado su "inquietud" por la situación que ha llevado a tener que convocar unos nuevos comicios generales en junio, aunque ha confiado en que éstos sean una oportunidad para "reclamar la atención que merece la agenda vasca".
El lehendakari ha recordado que dicha agenda incluye las materias más relevantes para el futuro económico, político y social de Euskadi. Por ese motivo, ha reafirmado su compromiso con la búsqueda de formas de "diálogo y colaboración" para abordar cuestiones como el autogobierno vasco, la política económica e industrial, la gestión de los servicios públicos, las infraestructuras y la convivencia.
SITUACIÓN "INDESEADA"
Urkullu ha lamentado que el contexto político, institucional y económico del Estado español está lastrado por la "incertidumbre" a la que ha llevado la falta de acuerdos para formar gobierno y la consiguiente necesidad de celebrar unas nuevas elecciones generales. "Es una decisión indeseada que nadie quería y a nadie conviene", ha manifestado.
El presidente del Ejecutivo autonómico, no obstante, ha reconocido que es necesario afrontar la situación creada por la "parálisis institucional" de los últimos meses en el Estado español, y por la "incapacidad demostrada para dar respuesta a las demandas y necesidades del momento".
Tras subrayar que el contexto es "preocupante" y que "afecta" a Euskadi, ha señalado que resulta "aún más grave" la falta de diálogo y la ausencia de una visión contrastada que permita afrontar los retos del futuro con una estrategia definida. "En España se está perdiendo un tiempo muy valioso en un momento fundamental para el futuro", ha añadido.
En respuesta a la pregunta de uno de los asistentes al foro sobre la posible "desmotivación" de los ciudadanos ante la repetición de las elecciones, ha reiterado el mensaje que ya trasladó la semana pasada sobre el "fracaso" de los partidos políticos que han planteado condiciones "imposibles" para poder alcanzar un acuerdo que permitiera formar un gobierno.
El resultado de todo ello, según ha dicho, no es sólo la "incertidumbre", sino incluso una "situación de riesgo" en el Estado español. Como argumento de este análisis, ha recordado que los Presupuestos Generales fueron aprobados en la pasada legislatura, y que la Unión Europea ha alertado en reiteradas ocasiones sobre la necesidad de "recortar 7.000 o 10.000 millones" de dicho presupuesto.
AUTONÓMICAS, "CUANDO SEAN"
Urkullu, que ha asumido la necesidad de que los políticos trabajen para que los ciudadanos "perciban el ejercicio de la política de una manera digna", ha confiado en que los vascos puedan reconocer la gestión institucional y los acuerdos alcanzados en los últimos años en Euskadi en las próximas elecciones autonómicas.
Al igual que en las últimas semanas, Urkullu no ha aclarado cuándo convocará dichos comicios, que en principio deberían celebrarse en octubre, y ha afirmado que cuando sean esas elecciones, espera que los vascos perciban la capacidad de quienes han sido capaces de "labrar acuerdos" y tengan en cuenta que "Euskadi en unas elecciones autonómicas tiene retos propios".
EUSKADI, "DIFERENTE"
Urkullu ha destacado que, frente al contexto político español, "la situación de Euskadi es diferente". El lehendakari ha recordado los acuerdos y las iniciativas de impulso económico desarrollados por su gabinete en los últimos cuatro años, de los que ha destacado su contribución a la mejora de la economía vasca.
El presidente del Ejecutivo autonómico ha subrayado que la recesión y la destrucción de empleo están quedando "atrás", después de "nueve meses consecutivos de crecimiento y creación" de puestos de trabajo. No obstante, ha reconocido que "no es suficiente" y que "falta mucho por hacer", ya que -según ha manifestado- Euskadi "no alcanzará hasta 2020 la situación previa al inicio de la crisis".
Por ese motivo, ha reivindicado que "la estabilidad política, económica e institucional es hoy un activo para Euskadi", frente a una situación en el Estado español que genera "inquietud" por la necesidad de repetir las elecciones generales.
SIN "LAMENTOS"
Urkullu ha alertado de que, seis meses después de los anteriores comicios, los ciudadanos deberán volver a las urnas "sin que se haya producido ningún cambio apreciable en las formaciones políticas que permita anticipar un nuevo escenario de acercamiento, diálogo y acuerdo". "La incertidumbre no es positiva y nos afecta de forma negativa", ha indicado. Pese a todo, ha rechazado "mirar al pasado con lamentos" o "buscar responsables" de lo ocurrido.
Urkullu ha manifestado que habrá que permanecer "vigilantes" ante la evolución de la economía en los próximos meses, ya que "sigue habiendo problemas en las empresas". De todas formas, ha insistido en que "la economía en su conjunto está tomando impulso", pese a que la recuperación "requerirá de mucho tiempo y esfuerzo".