Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Uruguay aprueba una ley que permite a los enfermos terminales rechazar el tratamiento

El Parlamento uruguayo aprobó hoy una ley que habilita a los ciudadanos a autorizar la suspensión de tratamientos médicos en el caso de sufrir enfermedades terminales durante una acalorada sesión marcada por el enfrentamiento físico entre dos diputados.
Según la nueva ley, que fue aprobada con los votos a favor del oficialista Frente Amplio y del Partido Colorado, toda persona mayor de edad y psíquicamente apta tendrá derecho a oponerse de forma anticipada y por escrito a los tratamientos "que prolonguen la vida en detrimento de la calidad de la misma".
Del mismo modo, los ciudadanos podrán expresar su voluntad anticipada de proseguir los tratamientos hasta el último día de sus vidas.
Durante la votación en el Parlamento, el legislador del conservador Partido Nacional Sergio Botana y el representante del oficialista Frente Amplio Álvaro Vega se enfrascaron en una trifulca que estuvo a punto de llegar a las manos.
El incidente se produjo al momento de iniciarse la votación en la cámara, cuando tras un cruce de palabras subidas de tono, Vega se dirigió hacia Botana con intención de golpearlo después de que este lo insultara.
Ambos diputados tuvieron que ser separados por sus compañeros de bancada en medio de un gran escándalo.
Esta propuesta lleva ocho años de discusión en el Parlamento, después de pasar por ambas cámaras del legislativo uruguayo y someter su texto a distintos cambios.
El impulsor de la norma, el diputado opositor del Partido Colorado Washington Abdala, confió al diario El País que el objetivo es "dar el derecho al paciente de recorrer con dignidad el pasaje de la vida a la muerte de manera pacífica y sin alteraciones".
"Si hubiese la remota posibilidad de que esa persona tenga una oportunidad de vivir, el proyecto no camina. Sólo lo hace cuando es un caso que no tiene vuelta atrás", puntualizó el legislador.
Abdala explicó también que durante la preparación de la norma se consultaron teólogos de distintas confesiones.